Everton vuelve a las copas internacionales con una victoria

Con lo justo, el cuadro “Oro y Cielo” derrotó a su similar de Patriotas, que se fue conforme con una pequeña desventaja. La vuelta será a fines de mayo en Colombia.

Casi 10 mil personas llegaron al Sausalito para presenciar un nuevo triunfo de Everton, que prolongó su buen momento a nivel nacional. Esta vez, por Copa Sudamericana, no exento de sufrimiento, logró una ventaja por 1-0 frente a Patriotas Boyacá de Colombia.

Pudo abrir temprano la cuenta Everton gracias a una arremetida de Raúl Becerra, pero el travesaño le dijo que no a los 10 minutos. Esa fue la más clara que tuvo el local durante el primer lapso.

Lo cierto es que, más allá de un penal que no se le cobró a Wilson Morelo (error del juez central), los ruleteros armaron un juego muy predecible, con el único recurso de penetrar a través de las bandas. Además, Maximiliano Cerato se comportaba de forma muy individualista, aunque eso quedó en el olvido debido a lo que le esperaba en el complemento.

Por otra parte, Patriotas tuvo un buen orden defensivo y un respetable juego aéreo. Sin embargo, le falta un poco de técnica a la hora de jugar con los pies. No generó peligro en el primer tiempo porque se dedicó a esperar, además de aplicar pierna fuerte cuando era necesario.

La balanza recién se inclinó en los segundos 45 minutos. Primero lo tuvo Dilan Zúñiga con un remate que se fue desviado por centímetros. Después vino la oportunidad de “Maxi” Cerato en tiro libre. Esperó a que saltara la barrera y sacó un tiro rasante que batió a Álvaro Villete (53′) para abrir el marcador.

Fue una locura total, tanto por parte de jugadores como de la barra de Everton. Por sacarse la camiseta, Cerato vio la amarilla. Sin embargo, era un momento de desahogo totalmente justificado.

Luego de la desventaja, Patriotas comenzó a mostrar armas un poco más ofensivas y tuvo con qué para empatar el marcador. Un cabezazo de Jesús Murillo pegó en el vertical y fuera, lo que era un aviso por parte de los cafetaleros.

Everton caía en ciertas imprecisiones y se fue diluyendo su juego ofensivo. Los cambios no ayudaron mucho a revertir la situación y en los últimos minutos Eduardo Lobos fue clave. Primero, voló de palo a palo para asegurar que un desvío no se le colara al primer palo. Luego, Mauricio Gómez la colocaba en un ángulo con certero cabezazo, pero apareció Lobos como un gato para atrapar el balón y mantener el cero en su arco.

De esta forma, los viñamarinos sacan la cara por los chilenos en Copa Sudamericana, a pesar que les costó más de la cuenta. La revancha está programada para el 30 de mayo a las 20:45 horas.

Foto: Carlos Chussir / enelcamarin.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *