martes, septiembre 22, 2020

Un partido de alto nivel se vivió este domingo en la noche en el Estadio Nelson Oyarzún Arenas donde se enfrentaban dos elencos que venían con opciones reales de llegar a la segunda liguilla del torneo en busca de la final contra Everton.

Los Diablos Rojos han sabido hacerse respetar en casa, ganando los tres duelos anteriores con autoridad. Mientras que el cuadro de la décima región, venía de dos victorias de forma consecutiva, sumando además su potencial en condición de visitante.

La acción comenzó de inmediato, con un cuadro salmonero que subió sus líneas desde el primer minuto. No obstante, esas ansias de la visita fueron aprovechadas por los rojos, que vieron ya en los 4 minutos como Alex Silva anotaba ante una desinteligencia defensiva de Herrara y Ruiz.

Golpe duro para los dirigidos de Erwin Durán, que tardaron varios minutos en reaccionar para entrar nuevamente al partido, con disparos de Joaquín Díaz y Jorge Romo, ambos muy desviados del arco defendido por Morandi.

A los 26 minutos de partido comenzó la acción para el goleador Sebastián Varas, quien estuvo a punto de marcar el segundo, pero no encontró compañía para finiquitar. Compañía que si encontró en los 40, cuando le llega un centro por banda derecha que cabecea con violencia para derrotar a Sebastián Pérez y decretar el 2-0 antes de finalizar la primera parte.

Un hecho para la anécdota se vivió antes de iniciar el complemento, ya que hubo un apagón total en el estadio, pausando las acciones por, aproximadamente, 15 minutos.

Ya devuelta a las acciones, y antes que el cuadro salmonero logre reacciones a los dos golpes recibidos en la primera parte, vuelve a aparecer Sebastián Varas para el 3-0 a favor de los dirigidos por Fernando Díaz a los 50 minutos de partido.

Las cosas se ponían cuesta arriba para los locales, cuando en los 53 Boris Rieloff comete una violenta plancha contra Juan Pablo Abarzúa, dejando a los rojos con 10 hombres.

El control del partido comenzó a ser del elenco forastero, quien en varias ocasiones se aproximaban al área rival, pero faltaba esa puntada final para generar el peligro suficiente e ilusionarse con un descuento. Pero esto iba a cambiar unos minutos más tarde, cuando el defensa albiverde, Leonardo Ruiz recibiera, en el 69 y 71, amonestaciones que condicionaban a su elenco, dejándolos también con un hombre menos.

Se volvió a equiparar el encuentro, y era un ida y vuelta muy intenso que encendía los ánimos de los más de dos mil espectadores que esperaban más tantos.

Desde el banquillo ingresó en el 73 Emilio Rentería, quien iba a tener protagonismo en el partido. Y es que en el minuto 86, el juez del encuentro pita un tiro desde el punto penal que el venezolano, con potente disparo, marca para decretar el 4-0.

Ya con el duelo finiquitado, el cuadro albiverde logra en el minuto 91, a través de Jorge Romo, el descuento para las estadísticas.

Gran goleada de los diablos rojos que lo deja como el mejor local de la segunda rueda, con 4 partidos jugados, ganándolos todos.

El próximo encuentro de los pupilos de Fernando Díaz será en condición de visitante, cuando enfrenten en el estadio La Granja a su clásico rival, Curicó Unido. Mientras que el cuadro de Erwin Durán vuelve al estadio Chinquihue, esperando la visita de Santiago Morning.