Columna de Coquimbo Unido: Precios populares, premio a la fidelidad

En El Camarín

La opinión de hincha aurinegro, por Víctor Rojas Ayala (@vichorojas).

La excelente medida tomada por Coquimbo Unido para bajar el valor de las entradas, ha sido una de las buenas decisiones del último tiempo, en el cual la mayoría han sido totalmente erradas. Si bien es tardía, es mucho mejor que se adopte a que no se adopte. No hay que ser un erudito para entender que en estos momentos complejos es donde más apoyo se necesita en las gradas.

La noble y fiel hinchada aurinegra jamás ha dejado al equipo de lado. Es evidente que la merma de público se expresa en la baja concurrencia cuando los resultados andan de mal en peor, pero eso no sucede con los estoicos piratas. El promedio de público es para sacarse el sombrero, hasta ser majadero. Es imposible encontrar en Chile a un club con tal nivel de fidelidad en una situación semejante. Ni los que se creen grandes o de mayor arrastre. Vean las estadísticas.

Yo me quedo con el de siempre, ese que es parte de los 3.500 de cada fin de semana. Y con esto no discrimino al que asiste cuando el equipo anda bien, al que cuando se entusiasma va, o al que cuando tiene plata y puede acceder a una entrada es capaz de ir. Tampoco estoy en contra del que trabaja o por motivos familiares y de fuerza mayor se pierde los compromisos de local. Todo lo contrario, yo también estoy con ellos, pues sé que son tanto o más fanáticos que los habituales del Sánchez Rumoroso. Pero a esos mismos debían premiar.

No les han dado alegrías en la cancha misma, pues la paupérrima campaña los tiene al borde del descenso, pero ahí están, se mantienen y estoy absolutamente seguro de que seguirán estando. Por eso es que un cariñito jamás estará demás, sino que todo lo opuesto. Dándole la chance de ir con precios accesibles, el hincha será más hincha, se generará la instancia para arraigar aún a más fanáticos, al hincha del fútbol, al turista, al que le gustan los espectáculos deportivos, a los niños que tienen papás que no ganan ni el sueldo mínimo, a las mamás solteras, a los abuelitos que tienen una jubilación miserable, a los estudiantes o a los que siguen pechándole a los papás…

En fin, a todos quienes quieran ir al estadio, este fin de semana sí podrán ir. Esa es una buena señal, el invitar a la gente y no alejarla. Ahora más que nunca se requiere que todos remen para el mismo lado, todos en pro de intentar darle una mano al más necesitado, que en este rato es el equipo porteño. Que se tiña de aurinegro el bimundialista, y que los tres puntos sean para Coquimbo. Por el club, por sus hinchas y por la gente que seguirá estando, pase lo que pase.

Next Post

El partido de la fecha: Cobreloa vs Temuco

Si bien el cuadro loíno vive una de las peores crisis de su historia, intentará recortar distancia a Deportes Temuco en condición de local. Post Views: 203