La opinión del hincha acerero, por Richard Vidal Vergara (@richardvidal).

El sábado, al enterarme de la formación de Huachipato, me llamó la atención que Miguel Ponce no repitiera el equipo que había jugado muy bien frente a la Universidad Católica. Lo lógico era que le hubiera dado confianza a ese esquema que borró de un plumazo el pésimo desempeño acontecido en Antofagasta, pero no fue así, ya que en la banca quedaron relegados Véjar y Opazo. Por lo tanto, desde esa decisión la mano no venía muy bien para el conjunto acerero, ya que no es una buena señal cambiar las alineaciones a cada rato.

Por cierto, los rendimientos individuales fueron muy bajos frente al cuadro ariqueño. Si bien San Marcos tuvo un planteamiento defensivo, el “Campeón del Sur” careció de ideas y de la dinámica necesaria para derribar el muro defensivo planteado por Emiliano Astorga. A pesar de los resguardos aplicados por el conjunto norteño, esto no impidió que ellos se crearan las llegadas más claras en el partido, momentos en los cuales se agigantó la figura del partido, nuestro arquero Felipe Nuñez.

Por otro lado, la defensa acerera dio muchas ventajas. Fue el mejor partido de Omar Merlo, ya que no se sostiene su suplencia. Leí a muchos hinchas del acero resaltar la actuación de Simón Ramírez, sin embargo, fue un pasadizo en algunas acciones y perdió muchas pelotas, aunque no hay que “matarlo” porque está recién comenzando. Eso sí, considero que Yerson Opazo  en este torneo se ha mostrado más seguro.

La actuación de Rómulo Otero fue bajísima, con expulsión por agresión incluída, lo cual implica una irresponsabilidad tremenda. A su favor hay que decir que apenas el venezolano tomaba la pelota, era rodeado por 3 rivales que iban con todo a recuperarla, sin medir si llegaban al balón o no, lo que fue mermando la paciencia del llanero. No obstante, él tiene que entender que al ser un jugador habilidoso, esto le ocurrirá muchas veces, por lo que no debe reaccionar así, porque el equipo pierde mucho sin él.

En otro tema, nosotros como hinchas acereros debemos enfocarnos en la pelotita y en que se den las mejores condiciones para ir al estadio. Si autorizan o no el bombo, no es tan importante en relación a las carísimas entradas que se cobran, por ejemplo. En efecto, hay que tener cuidado, ya que la  legítima lucha dada por algunos barristas se están mal entendiendo al escucharse bombas de ruido en Higueras el otro día. No vaya a ser cosa que esta cruzada de la barra genere algún conflicto que repercuta en la suspensión del estadio Huachipato CAP Acero.  Me parece justo que pidan el bombo, pero siempre y cuando mantengan su  buen comportamiento.

                                   ¡A ganar los 2 partidos de local, Huachipato!

Foto: Agencia UNO.