La opinión del equipo que representa a la ciudad de Los Ángeles, por Jano Nahuel (@janonahuel).

Levantar la moral iberianos, que esta es solo una batalla perdida. No fuimos los mejores cuando ganábamos y no seremos los peores por esta amarga derrota.

El partido del sábado contra el cuadro maulino tiene su historia. Viejas rencillas entre las hinchadas de ambos clubes desde los años en que luchábamos en la tercera división, le han dado ribetes de clásico al enfrentamiento entre Iberia y Curico Unido. Por eso, el encuentro en el Municipal de Los Ángeles no era un partido más. El hincha azulgrana siente la rivalidad a flor de piel con los franja sangre, y eso se transmite al equipo poniendo presión para salir victoriosos siempre, cueste lo que cueste. Como me decía mi viejo antes del partido, “podemos perder con cualquiera, menos con Curico”.

Sabíamos sí que éste no era un partido fácil. El equipo tortero es la revelación de esta parte del torneo, marcha como sub-líder y acorta distancia al puntero que ya mira asustado la tabla de posiciones. Sumado a ello, el cuadro de Marcoleta llegaba a este encuentro precedido de sendas actuaciones, marcando 12 goles en 2 partidos y con la ambición de seguir su racha goleadora en tierras angelinas.

En la cancha, Iberia se mostraba superior debido al gran trabajo en medio campo en lo que ya nos tienen acostumbrados León y Echeverría. Este último, coronó su buen momento anotando la apertura de la cuenta con tremendo golazo que anunciaba a los visitantes que no la tendrían tan fácil en el coliseo angelino.

Sin embargo, los maulinos reaccionaron buscando emparejar con rapidez el marcador, presionando en el medio campo y aprovecharon los errores azulgranas, más una ayudita del arbitro que tuvo un desastroso desempeño, para llevarse el partido por un 2 a 1 que los deja como los más cercanos perseguidores de Temuco.

Hace mucho rato que no conocíamos la derrota, ya nos habíamos acostumbrados a sumar y este partido fue un golpe duro. Duele perder de local, pero este es solo un tropiezo, hay que levantarse y enfrentar con la misma hidalguía lo que queda del campeonato.

Hemos demostrado que somos un equipo sólido, un equipo que ha encontrado un estilo de juego que nos ha llevado a ser respetados en la división. Las opciones siguen intactas para pelear la liguilla, tenemos las armas necesarias, somos un grupo batallador, de trabajo humilde y que cree en cosas grandes, un equipo de puro corazón que recibe el aliento y el apoyo de su gente.

Vamos iberianos, ponerse de pie con la orgullosa valentía que siempre hemos demostrado. A dar vuelta la hoja y poner toda la fe en este grupo. Tenemos un equipo extraordinario, profesionales ciento por ciento, que siente tanto cariño por los colores como lo tenemos nosotros. ¿Alguien puede dudar de ello? Nadie puede decir que se no puso intensidad, que no se moja la camiseta o que el equipo no muestra coraje. El canto de la banda y los vítores de la galería se sienten más que nunca, un equipo comprometido y una hinchada fiel. Somos uno solo, vamos por más.