La opinión del hincha azulgrana, por Jano Nahuel (@janonahuel).

Sabor a revancha para los salmoneros, no lo pueden negar. Aún tienen clavada la espina tras la derrota a manos de la azulgrana, que hace exactamente 2 años les dejó con el cotillón guardado. Así perdieron la primera opción de ascender en su casa y con su público de la tan compleja Segunda División.

Ha pasado bastante agua bajo el puente. Nos reencontramos en esta división con el cuadro puertomontino y hoy por hoy, estamos peleando el paso a la liguilla final palmo a palmo en este tramo del campeonato que partido a partido se vuelve aún más emocionante.

El cuadro iberiano se trasladó hasta la región de Los Lagos con la ilusión de conseguir una victoria que nos posicionara en la zona de liguilla, acompañado de la siempre fiel hinchada que evocaba los mejores recuerdos de aquel 22 de marzo del 2014, cuando un triunfo agónico nos condujo al anhelado ascenso de categoría. De cuando en vez, en pequeñas charlas iberianas, no hay hincha que no tenga el recuerdo de aquel partido entre sus recuerdos más bellos.

Volvamos al partido. Se enfrentan dos de los equipos más regulares de la segunda parte del torneo en uno de los estadios más envidiados del país. Las riendas del encuentro son tomadas con rapidez por el cuadro salmonero y antes de los 20 minutos encontraba espacios en una atribulada defensa azulgrana para ponerse en ventaja de 2 goles a 0.

El equipo de Nelson Soto reaccionaba buscando reencontrarse con el fútbol que les caracteriza, intentando descontar con prontitud y visualizar los cambios necesarios para dar vuelta la brega. Los ingresos de Alfredo Rojas y Diego Ruiz dieron frescura a la azulgrana, este último anotó el descuento y mostró el fútbol que tanto le hemos pedido: mucha fuerza y el innegable olfato goleador. Esperamos que esta conversión sea el estimulo necesario para el “Iván Drago” azulgrana, que su confianza crezca y se acostumbre a celebrar como en antaño.

El ímpetu de los angelinos choca contra el orden de los albiverdes. Las fórmulas para revertir el marcador no dan resultado positivo, aún más quedando con 10 jugadores debido a la expulsión del ingresado «Chino» Rojas, por una jugada fortuita mal interpretada por el juez del encuentro.

Fin del partido, y los del Chinquihue se quedan con un triunfo peleado hasta el ultimo minuto. Para ganarle a la azulgrana hay que ser un cuadro aguerrido, y eso demostró precisamente el equipo de Erwin Durán.

Nos llevamos una segunda derrota consecutiva, pero no hemos perdido la ilusión de entrar al cuadro final y el sueño de pelear por cosas grandes. Nadie dijo que sería fácil, y para batallar estamos hechos.

Recuerden iberianos, que hace exactamente 2 años atrás, llegamos al mismo seno del Reloncaví a jugarnos la vida contra la adversidad misma, encontrando la puerta para dejar atrás los más de 20 años de frustraciones por el premio del ascenso con el gol de Álvaro “Didi” Torres. Cómo se extraña en el mediocampo a este jugador, que siente como la misma piel la camiseta y que aunque a un par no les guste, es EL HISTÓRICO del club angelino.

Comprendo que frente al gran trabajo que realizan León y Echeverría en el medioterreno, el gran «Didi» esté relegado a la banca esperando su oportunidad. Sin embargo, ante la ausencia de alguno de los antes mencionados, en mi opinión, “El Histórico” es el más indicado para ocupar esa plaza y, por qué no, pelear la titularidad. Un jugador de buen pie, con gran orientación en la cancha y que se da el lujo de anotar siempre goles importantes, a mi parecer, no puede no jugar.

La clasificación está ahí, a nuestro alcance y depende absolutamente de nosotros. Esperemos que la gente acuda en masa al municipal angelino este fin de semana contra Everton. Este carro lo empujamos todos, cada uno aportando desde su vereda: jugadores en la cancha y nosotros en la galería alentando con toda la fe. Vamos iberianos, el último impulso de este campeonato, a demostrar de qué estamos hechos.