sábado, septiembre 19, 2020

La opinión del hincha azulgrana, por Jano Nahuel (@janonahuel).

La fe estaba intacta, la confianza altísima, pero no era un secreto que necesitábamos volver al triunfo con urgencia para no dejar ninguna duda, para no perder el cartel de equipo que juega bien al fútbol y, sobre todo, no ceder lugares en la recta final. Y qué mejor que hacerlo frente a un gran equipo como son los viñamarinos.

Una apuesta interesante lanzó a la cancha Nelson Soto para enfrentar a Everton. Tras dos malos pasos consecutivos del equipo, sumado a las lesiones y suspensiones de jugadores importantes en las huestes azulgranas, el desafío era bastante grande y había que plantarse con un importante golpe de timón.

El equipo de enfrente es uno de los mejores planteles de la división, que ya se hizo de un cupo para disputar el ascenso al final de la temporada ganando la liguilla de la primera parte del campeonato. Sin lugar a dudas, no era un partido fácil.

El cambio a línea de 4 hombres en la zaga significó que el mediocampo estaría disminuido en relación a las alineaciones anteriores (3-4-1-2). Sin embargo, el «profe» arriesgó mucho más enviando a 3 hombres en punta para dar equilibrio, con los habilidosos «Piti» Lucero y Óscar Salinas, dejando como referencia de área al renovado Diego “El Tanque” Ruiz.

La apuesta dio sus frutos. El equipo pesaba en delantera, generándose diversas ocasiones que hacían presagiar un partido entretenido y con varios goles.

Las anotaciones azulgranas se encontraron tras excelentes jugadas colectivas, con un gran entendimiento entre los arietes, donde nuevamente se destacó la presencia en las redes de Diego Ruiz. El Tanque azulgrana está en pleno proceso de recuperar su poderío goleador, precisamente lo que necesitamos para enfrentar esta etapa del campeonato y aspirar a entrar a la liguilla final.

El 3-2 a favor fue un resultado un tanto mentiroso para el trámite del partido, pues los descuentos oro y cielo solo se encontraron por problemas defensivos iberianos, propios además del cambio de esquema. La azulgrana, en tanto, mantuvo el control de la brega en su totalidad, manejando los tiempos y la pelota en todos los sectores del campo a pesar del hombre menos en cancha.

Triunfo muy bien urdido, trabajado tácticamente y que nos devuelve al camino del objetivo trazado con esperanza.

Para finalizar, quiero enviar un cariñoso saludo a los hinchas iberianos, pues este 30 de marzo se cumplen 2 años de aquella hermosa jornada en que conseguimos el ascenso a la Primera B. Una tarde que quedará para siempre en la memoria del fiel azulgrana, donde tras largas dos décadas de amargas penurias conseguimos subir de categoría tras un extenso y sacrificado torneo.

Vaya un reconocimiento a todos quienes fueron parte de esa proeza maravillosa, a los jugadores que aún permanecen vistiendo la azulgrana y a los que partieron siendo parte de la gloria. Al cuerpo técnico que nunca perdió la fe e inculcó el profesionalismo a un plantel de jóvenes soñadores. A los dirigentes que creyeron en el proyecto y la prensa que acompaña al equipo en la importante tarea de registrar e informar a los seguidores angelinos acerca del equipo lindo.

Pero por sobre todo, un reconocimiento a los hinchas azulgrana, a los que semana a semana están acompañando al equipo vaya donde vaya, haciendo enormes sacrificios que muchas veces solo ellos conocen. A los que estuvieron de pie junto a barrosas canchas bajo la lluvia, viajando millares de kilómetros para gritar la salida del equipo en tantas ciudades. A todos aquellos que también siguen al equipo en otras regiones, que pasan el fin de semana pegados junto a la radio sufriendo por no poder aplaudir en la galería. A mi viejo, que estando en Colombia por más de 6 años nunca perdió el amor por los colores, siempre su pasión fue más fuerte y se las arreglaba de una manera u otra para seguir al equipo en cada partido, a ese viejo loco que me inculcó el amor por la azulgrana, que me enseñó la importancia de la identidad local y de la historia de la tierrita que nos vio nacer y crecer.

Nadie nos puede enseñar de pasión futbolera, nadie nos puede dar ejemplos de lo que es amar a un equipo como lo hacemos nosotros. Nadie puede apagar nuestro sentimiento por la azulgrana. Feliz día del Hincha Iberiano.

Foto gentileza de www.cdiberia.cl