lunes, septiembre 21, 2020

La opinión del hincha aurinegro, por Víctor Rojas Ayala (@vichorojas).

Cuando el barco tiene a todos los remeros esforzándose en la misma dirección, es difícil que las cosas salgan mal. Hace rato que Coquimbo estuvo con el rumbo perdido, pero antes de que fuera demasiado tarde, volvió a encaminarse hacia el puerto de la salvación. No es el Muelle de San Blas, ni mucho menos, pero sí será factible encontrar (por lo menos) esa PERMANENCIA tan esquiva en esta maldita temporada, si es que se obtiene un triunfo.

Tan importante ha sido que el mundo COQUIMBO UNIDO se haya compenetrado, que para el duelo del sábado ante Cobreloa volveremos a vivir una fiesta como hace rato no ocurría. Está permitido el ingreso del bombo al estadio, como también el lienzo oficial de la barra. Es más, hasta “Los Menas” ingresarán al Francisco Sánchez Rumoroso.

Y no solo se queda allí el colorido del cotejo, ya que la Corporación de la entidad pirata está invitando a toda la gente a ir con camiseta del club, y de esa manera obtener una de las dos mil banderas AURINEGRAS que repartirán en los accesos. Serían 3 mil, pero la familia del presidente de la SA, Fernando Sánchez Acevedo, no iba a dar tanto abasto, por lo que las otras mil se entregarán en el duelo versus Curicó a disputarse la próxima semana. Además de todo lo anterior, está permitido que entren y se utilicen en la gradería un total de 10 banderas de 2×3 metros, con sus respectivos tubos de PVC.

A eso se suma que las entradas bajaron de precio y quedaron en preventa a $2000, por lo que asistirá mucha más gente de la habitual. Es por estas razones que la localía debe hacerse valer. Deben estar todos, absolutamente todos los estamentos que dan vida al club, compenetrados en transformar el Sánchez Rumoroso en un verdadero fortín, ya que una oportunidad así y con tal contexto, es simplemente única. Los hinchas ya lo entendieron y lo han hecho sentir. Están remando hacia el mismo lado y eso ha llevado al PIRATA a ir encontrando poco a poco la luz.

Pero aquellos que van a insultar, a impacientarse y recriminar, desahogarse hasta porque no los pescan en la casa, y los idiotas que pretenden suspender partidos, mejor quédense afuera o vayan a darse una vuelta por el centro, pero al estadio mejor no vayan. “Judas no juega esta tarde, lo expulsaron por traidor” dice la canción “¿Qué es Dios?”, del grupo argentino Las Pastillas del Abuelo. Así que hagan como él: si van a ir a entorpecer el aliento y apoyo de los demás, asúmanse traidores, ya que esto se saca adelante en conjunto y UNIDOS.

Estoy seguro que el sábado recordaremos esa melodía, la misma que tiene en el coro la frase “la pelota siempre al 10”, pues todos esperamos que en el césped porteño “el orgasmo sea un golazo”.

 

Foto: Agencia UNO