miércoles, septiembre 23, 2020

Con la derrota de Barnechea ante Copiapó, el aurinegro dejó el último puesto de la tabla y se mantiene firme en la división, ya que sumó 21 puntos, 1 más que los huaicocheros.

La campaña que hicieron los hinchas para remar todos juntos en la misma dirección, sumado a la efectividad ante el arco de Cobreloa, hicieron posible el milagro. Coquimbo Unido no sólo sigue dependiendo de sí mismo, sino que saca una mínima ventaja sobre el ahora colista del torneo, Barnechea. Más de 8 mil espectadores disfrutaron de este tremendo alivio, que les permitió por primera vez en mucho tiempo, dormir fuera del descenso directo.

El triunfo por 3 goles a 1, en el completamente aurinegro Francisco Sánchez Rumoroso reafirma que las esperanzas jamás deben perderse, ni nunca dar por muerto a quien siempre pelea. Y cómo no, si los hasta 7 puntos que parecían inalcanzables en algún momento, hoy fueron recortados.

En la cancha, la ventaja del elenco pirata llegó al minuto 5, gracias a la intervención de Ariel Martínez, quien profundizó para Guillermo Suárez, y este sacó un centro de manual para que Renato Tarifeño pusiera el temprano 1 a 0. Aprovechó la oportunidad y desató la alegría entre la hinchada coquimbana que tiñó con banderas, lienzos y camisetas de un hermoso tono negroamarillo el recinto porteño.

Sin embargo, vino la incertidumbre con la rápida respuesta de Richard Catrileo, solo 2 minutos después de abierta la cuenta. Aunque Coquimbo bregó para recuperar la ventaja, se encontró con una férrea defensa loína.

Hasta que vino el 2-1 y el desahogo: un tremendo golazo de Joe Abrigo, que no tuvo resistencia por parte de Jorge De Olivera. El exjugador de Magallanes, sacó una volea de zurda desde 25 metros de forma maravillosa, sobrepasando la humanidad del capitán naranja y nuevamente haciendo abrazarse a todo el pueblo coquimbano. Con esto, más el gol copiapino durante el primer tiempo, eran razones más que suficientes para celebrar en el puerto. Ni siquiera los dos perros que entraron al filo del entretiempo fueron capaces de aguar la alegría en Coquimbo, sino que divirtieron al respetable al momento de irse ambos equipos al descanso.

El complemento arrancó con un Coquimbo Unido dispuesto desde el primer minuto del complemento a liquidar el partido. Y lo hizo muy rápido, mediante Juan Manuel Tévez, quien a los 47 minutos aprovechó un rebote en el área tras el córner servido por el “Chuky” Martínez, y ensayó una semi-chilena para derrotar a De Olivera y traer la tranquilidad a las huestes piratas.

Lo único que quedaba era esperar a que pasara el tiempo. Por mientras, se lo perdía de forma increíble el mismo Martínez, pudiendo concretar el cuarto. De todos modos, cuando el duelo estaba por terminar, en simultáneo Copiapó aumentó su ventaja ante los huaicocheros, por lo que se confirmaba lo que pocos creían, pero que en el pueblo pirata era una máxima: COQUIMBO SE SALVA EN CANCHA. Sobre el final, Renato Tarifeño se perdió otro gol cuando los cinco minutos de adición parecían interminables, hasta que sonó el pitazo final y el júbilo reinó en el estruendo que tuvo como epicentro el sector El Llano de la ciudad puerto. Tres a uno final y tres puntos que le permiten al «Auri» salir del fondo de la tabla.

 

Foto: Roberto González / Prensa Coquimbo Unido