martes, septiembre 22, 2020

Una semana más que tensa vivió la Universidad de Chile, culminando con un triunfo que lo deja prácticamente en primera división, sin pensar en el fantasma del descenso.

Desde temprano se sentía un ambiente de esperanza en los hinchas azules, tan así que terminaron llevando 25.133 personas en esta noche de viernes. La U llegó al Nacional cerca de las 18:30, no así su símil de Iquique, los cuales llegaron a las 19;20 -cuarenta minutos tarde-, todo por un taco.

El conjunto laico formo de la siguiente forma: Herrera; Rodríguez, González, Jara, Ramírez; Corujo, Pereira; Lorenzetti, Carmona; Ubilla y Rubio.

Por el otro lado, Iquique dispuso la sigueinte formación: Naranjo; Lópes, Zenteno, Charles; Ríos, Riquero, Caroca, Davila; Bustamante, Cubillos y Soza.

El reloj marcó las 20 horas y Enrique Osses da el pitazo inicial al encuentro valido por la fecha 12. Los primeros minutos fueron de bastante fricción, estudiándose el uno al otro. A los 11’ comenzaría el festival de amarillas, tras una fuerte falta de Guzmán Pereira.

A los 17’ un inspiradísimo Sebastián Ubilla lucha un balón intenta un centro, pero para la fortuna de él, Tomás Charles intenta un rechazo que culmina con un gol en su propia puerta, poniendo el 1-0 y la algarabía de los más de 25 hinchas que asistieron al coloso ñuñoíno.

Cuando era más la U, Guzmán Pereira en una patriada llega al área rival, se pone mano a mano con Hernán Lópes y este le realiza un dudoso penal cobrado por Enrique Osses. ¿El encargado de ejecutar? Johnny Herrera, quien se para desde los 12 pasos, corre y con un remate de tres dedos –al más puro estilo de Charles Aranguiz– pone el 2-0 y algo de confianza entre los azules.

A los 45’+3 culmina el primer tiempo, dejando bastantes caras sonrientes, sobre todo en el mandamás del club: Carlos Heller.

Se inicia el segundo tiempo y se vio otra U, algo cansada y sin ideas, por eso al minuto 55, llega el descuento celeste de la mano de Luis Bustamante, poniendo su quinto personal en este Clausura. De ahí en más puro sufrimiento para los azules, un solo cambio hasta el minutos 80, siendo que varios de su jugadores ya no daban más, claro ejemplo fue la salida de Guzmán Pereira que salió resentido.

Tres minutos después, Michael Ríos se perdió un gol increíble, a boca de jarro, teniendo todo el arco a su disposición, remata y da en el palo, volviéndoles el alma a los hinchas azules. De ahí en adelante, no hubo ninguna ocasión de gol más, culminando el partido a los 95 minutos y desatando un festejo de desahogo por parte del plantel y Sebastián Beccacece.

Con este 2-1, Universidad de Chile suma 32 puntos en la tabla general, alejándose ampliamente del descenso y, por qué no, mirando de reojo una posible liguilla. Por el otro lado, Deportes Iquique se mantiene con 29 puntos, esperando que los otros clubes no sumen.