martes, septiembre 22, 2020

La opinión del hincha azulgrana, por Jano Nahuel (@janonahuel).

Que Iberia es local cuando juega en Santiago, de eso no cabe ninguna duda. Y no porque la fundación de nuestro club se haya gestado en la capital, sino debido a que cada vez que la azulgrana visita pastos capitalinos, una gran cantidad de hinchas le acompañamos en la galería, tal y como ocurrió este domingo en el duelo sostenido contra Santiago Morning en Maipú.

En esta región, la Metropolitana, residimos una gran cantidad de angelinos y originarios de la provincia del Bio-Bio que nos hemos allegado a la gran urbe por diferentes razones. Sin embargo, el arraigo al terruño no descansa, sino se vuelve mucho más fuerte. En esta ciudad que corre a otro ritmo y se rige por códigos tan diferentes al sur de Chile, hemos encontrado y formado un gran grupo de amigos que amamos la azulgrana, que nos alegramos y sufrimos por el “equipo lindo” y que en función de esta familia conformada, nos hemos juramentado hacer sentir como en casa a nuestro equipo cada vez que visite pastos capitalinos. Así, más de 200 hinchas azulgranas celebramos con verdadera fiesta el triunfo iberiano, que nos llena de ilusión y nos acerca al sueño.

Este partido lo esperábamos con ansias. Sabíamos que el equipo tenía un hambre de triunfo gigantesca y que la fe de meterse en la liguilla haría que el equipo se jugara la vida. Bueno, como siempre lo ha hecho.

Un año sin ganar de visita era el calvario a derribar. Siempre estuvimos muy cerca en partidos anteriores, pero aunque sumábamos con empates como visitantes, bien sabíamos de antemano que esta era la ocasión para cosechar tres puntos.

El rival de enfrente, un equipo con experiencia, mañoso y con un DT en la banca que se las sabe todas. Hablo del gran y único Hernán “Clavito” Godoy, que a poco tiempo de tomar las riendas del club bohemio, ya le imprimió su sello y estaba en alza en los últimos encuentros. La labor por delante no era nada sencilla para los iberianos.

En una cancha que no se encuentra en las mejores condiciones, los equipos salieron a jugar sus cartas. A un Iberia dominador pero poco profundo, Santiago Morning le presentaba batalla con un juego duro, incluso a veces bastante brusco, y enviaba pelotazos para que sus delanteros buscaran el error en la zaga angelina para marcar diferencias. Este trabajo les daba resultados, pues las mayores ocasiones de gol corrieron por cuenta de los microbuseros, que de no mediar por la descomunal actuación de Franco “El Gato” Cabrera, se habrían puesto en ventaja con tranquilidad en el primer tiempo.

Café cargado en el camarín durante el descanso y la azulgrana sale a buscar el partido. Primero controlando el juego de pelotazos para el pivoteo de Escalante propuesto por los bohemios, y luego dándose maña para acercarse e inquietar cada vez más el arco de Luciano Palos.

El empuje azulgrana tendría su premio en la gran actuación de Emerson “Chino” Ayala, que se despachó un verdadero golazo y le dio los tres punto a un equipo que, por méritos propios, hizo justicia en la cancha del Bueras.

Hubo actuaciones sobresalientes en el equipo de Nelson Soto. A los ya nombrados Franco Cabrera y Emerson Ayala, no podemos dejar de mencionar a Joaquín Aguilera, que todavía tiene con pesadillas a Silva y Moreira. Al “Negro” Salinas, quien buscó por todos los flancos, pero no pudo concretar su décimo primer gol del torneo. Y cómo no, a nuestro emblema azulgrana, nuestro capitán José Gastón Salcedo, que con su fuerza, confianza y entrega en la cancha, no solo contagia a sus compañeros, sino también a todos los hinchas que sienten orgullo de tenerlo en el equipo. Comentario obligado de la popular: ¡lo que corre el “Galgo”, hombre!

Galería encendida y el equipo lo agradece, no solo en el gesto de ir a saludar -como siempre lo esperamos-, sino también en sus declaraciones, donde nos ratifican el cariño que sienten cuando juegan en la capital y el apoyo que reciben. El hincha de Iberia Metropolitana tiene como principal característica alentar siempre, subir el ánimo de los jugadores, motivarlos siempre, incluso si cometen algún error. Creemos pues, que el mejor incentivo para quienes nos representan en cancha es recibir mensajes positivos, sentir que los apoyamos en todas, que valoramos su esfuerzo y cuanto quieren nuestros colores. Si alguien se equivoca, ahí estamos gritándole que la próxima vez sin encontrará ventaja, que le va salir, que le tenemos fe y que debe erguirse siempre con más confianza.

Por ello, pedimos que acompañemos al equipo este fin de semana contra los lilas de Collao. Necesitamos de todos haciendo fuerza para entrar a la liguilla, el paso definitivo está ahí. Depende de nosotros y tenemos la ilusión más viva que nunca. Los jugadores están convencidos, la van a pelear hasta el final y nosotros estaremos todos juntos a su lado.

Vamos por más.

 

Foto: cdiberia.cl