sábado, septiembre 19, 2020

La opinión del hincha aurinegro, por Víctor Rojas Ayala (@vichorojas).

Antes de la publicación de esta columna de opinión, había más de 9 mil entradas vendidas en la sede del club. No se está peleando nada más que salvar la categoría. Para nosotros, los que hemos estado en toda la campaña siguiendo a Coquimbo Unido, no es algo que llame la atención, pero quizás sí para quienes se enteran hace unas semanas de lo que ocurre en Coquimbo. No se compara…

Da para un estudio de caso, puesto que la nobleza del coquimbano ha sido tal, que las mayores asistencias de público han estado en las últimas fechas jugadas en el Sánchez Rumoroso. Evidentemente, eso se da por la buena cosecha que ha tenido el elenco pirata en el marco de su lucha por escapar del descenso. No obstante aquello, el cuadro aurinegro siempre estuvo en los mejores promedios de hinchada a nivel nacional (Primera División y Primera B). Sacarse el sombrero es poco por la fiel fanaticada porteña. No se compara…

En la cancha, también se notó un cambio tras la magra campaña que se venía realizando durante la temporada 2015-2016. Fue de menos a más, bregando contra todo, pero llegando a la última fecha con la posibilidad cierta de mantener la categoría en la cancha, algo que se veía lejano en los fríos números de hace unos meses. Estar a 7 puntos del antecesor pocas veces en la historia se pudo remontar. Pero Coquimbo Unido lo hizo, y vaya de qué manera. Los jugadores dieron vuelta la tortilla y supieron revertir la situación, llegando al crucial duelo ante Barnechea en el antepenúltimo lugar. Con la mancomunión que se gestó entre todos los estamentos piratas (plantel, cuerpo técnico, dirigentes, y sobre todo la hinchada), la situación retomó el rumbo hacia un buen puerto. No se compara…

Me atrevo a decir que hasta reapareció esa mística que se había perdido. Muchos de los profesionales y juveniles que conforman la plantilla aurinegra, definitivamente se impregnaron de la idiosincrasia del coquimbano, sea porque les nació o no les quedó otra, e hicieron que volviera la ilusión. Y no hablo de pelear arriba, para nada, ya que matemáticamente no da, pero sí en volver a ver a ese conjunto pirata que daba temor enfrentar. No se compara…

Por todo lo anterior, y porque sé que estará lleno el bimundialista este domingo al mediodía, agradezco la posibilidad de haber visto una historia tan tremenda como la que se dio en esta temporada. Una linda imagen que me identifica 100% es la que circula en redes sociales, y que dice de forma textual: “Cuando más mal ibas… MÁS HINCHA ME VOLVÍ”. Confío en la permanencia, y en que saldremos todos del estadio admirando aún más todo lo que provoca Coquimbo Unido. Tal como dice la canción de la barra: “No se compara…”.