A pesar de la ayuda proporcionada por Sifup al elenco de Talcahuano, ningún dirigente se ha acercado a conversar con ellos para solucionar este problema financiero.

Falta una fecha para el término de la participación de Naval en la temporada, pero sus jugadores están inquietos. Ellos esperaban recibir la remuneración que les corresponde a través de las últimas tres recaudaciones, pero no ha pasado nada, aunque ya disputaron 2 encuentros como local (ante Santa Cruz y Trasandino).

El trato era que el plantel iba a recibir el monto de los últimos tres ingresos por público asistente al estadio, con la condición que firmen las planillas para que el club no sea sancionado. Sin embargo, una fuente al interior de Naval se contactó con nuestra página y confirmó que esto no se ha hecho efectivo. La dirigencia brilla por su ausencia y aún se le debe dos meses de sueldo a jugadores profesionales.

La denuncia anónima que recibimos implica que tampoco se han pagado las cotizaciones, por lo que la institución estaría incurriendo en otra falta. Cabe destacar que estas faltas reiteradas fueron las que llevaron a Ovalle a perder la categoría y ahora es muy difícil que ingresen al fútbol amateur desde esta temporada.

Una ayuda concreta que recibieron -por cierto, la única- fue por parte del Sindicato interempresa de Futbolistas Profesionales (SIFUP). A través de su presidente, Carlos Soto, se gestionó un préstamo por un millón y medio de pesos, para que así el plantel pueda seguir entrenando bajo las exigencias de la alta competencia. Sin embargo, esperan una respuesta concreta de la dirigencia navalina, que aún no cumple el trato y tiene a estos jugadores a la deriva.

Lo último que le queda a Naval para cerrar este torneo es el duelo frente a San Antonio Unido en condición de local, programado para este sábado 7 de mayo a las 17:00 horas en El Morro. No obstante, el plantel está decidido a no jugar este encuentro debido al incumplimiento del trato que hicieron con la dirigencia. Se esperan novedades dentro de esta semana.