lunes, septiembre 21, 2020

El «Torreón» vapuleó a su rival directo, Deportes La Pintana, por un contundente 5-1 para coronarse monarca de la Segunda División 2015/2016.

En el Parque Municipal de Valdivia se enfrentaron el primero contra el segundo de la tabla general. Al «Torreón» le servía hasta un empate para dar la vuelta olímpica. En cambio, el elenco auriverde estaba obligado a ganar para ser campeón.

El comienzo del partido tuvo a La Pintana como dominador de las acciones, pero con escasa fortuna en el arco rival, por impericia de sus delanteros y las atajadas de Gonzalo Mall, situación que aprovechó Valdivia para desequilibrar las acciones.

Carlos Opazo abrió la cuenta (6′) con remate de media distancia que desató la euforia de casi 3 mil hinchas, que nuevamente celebrarían gracias a un cabezazo de Christian Durán (29′).

Segundos antes del descanso, vino el gol visitante. Fidel Córdova aprovechó un tiro de esquina (45′) y puso el parcial 2-1 para dejar cierta incertidumbre al descanso.

Al iniciarse la segunda etapa, los dirigidos por Hugo Balladares intentaban estirar las cifras, cuando el árbitro Claudio Aranda cobró un dudoso penal a favor del local. Jorge Guajardo se encargó de la ejecución desde los doce pasos y envió el balón sobre el travesaño (48′).

Con el correr de los minutos, el cuadro metropolitano sintió físicamente el trajín del primer tiempo, sumado a una cancha barrosa, instante que sería aprovechado por los albirrojos para barrer con su rival y asegurar el ascenso. Primero, mediante un lanzamiento penal ejecutado por Eduardo Leal (68′). Otra vez Durán batió la portería de Bernardo Contreras (80′) y por medio de un nuevo contragolpe, Andrés Diaz (85′) finiquitó el ascenso valdiviano.

Pitazo final de Aranda y el plantel fluvial celebró su retorno a la categoría de ascenso del fútbol chileno desde su caída en 1990, pasando por diversas refundaciones  y cuadros que intentaron -sin éxito- devolver el fútbol rentado a la zona (Real Valdivia, Regional Valdivia, Las Ánimas).

El titulo corona un proceso iniciado por Gerardo Reinoso, que luego continuaría Balladares, ex entrenador de las series menores de Colo Colo, quien comenzó la liguilla final en el sexto lugar, a 8 unidades de La Pintana y San Antonio, pero gracias a un extraordinario cierre de torneo, con ocho victorias, un empate y una derrota, logró devolver a la capital de la Región de Los Ríos al balompié ciento por ciento profesional.

Ahora la misión del campeón será acreditar el pago de una garantía -que bordea los 1200 millones de pesos- ante la ANFP y así planificar tranquilamente su retorno a la B, que comenzaría a finales de julio.

 

Foto: Alejandro Gajardo