jueves, septiembre 24, 2020

Una trabajada victoria frente a Deportes Ovalle -la sexta consecutiva- permitió abrazar la salvación en una memorable remontada.

Tras la magra campaña de Castillo al mando del elenco del carbón, la suerte parecía estar sentenciada. Solo 4 triunfos tenía Lota Schwager a la llegada de la dupla técnica conformada por Víctor “Guagua” González y Rocío Yáñez un martes 15 de marzo, con un elenco que había partido mal la liguilla de la permanencia, donde acumulaba cero puntos en las dos jornadas iniciales.

No fue fácil para esta dupla técnica. Su debut fue una derrota antes Mejillones, luego no pudo ante Colchagua en Coronel, donde le igualaron en el minuto 93. Tampoco tuvo mejor suerte en su salida ante Linares, donde se consiguió una igualdad.

Volvieron al Bernardino Luna y les ocurrió lo mismo que ante Colchagua: ganaba con comodidad, pero Melipilla le igualaba al final, lo que produzco la ira del técnico. El fin de semana reconoció González que ese día decidió dar un paso al costado, toda vez que encontró que el equipo no tenía hambre de fútbol y se sumaba a esto la deserción de varios jugadores, que decidieron abandonar el proyecto.

Luego, con la cabeza más fría y ante el consejo de Rocío Yáñez, decidieron seguir adelante con el proyecto, pero nuevamente le fue mal en su visita a Ovalle y todo parecía estar perdido. Once puntos lo separaban de la salvación con 18 por jugar, algo imposible si se tomaba en cuenta cómo venía jugando el elenco de la lamparita, pero en su regreso a Coronel se juramentaron sacar adelante la tarea, la cual se veía complicada: debían nuevamente visitar a Malleco, un duro rival para levantar cabeza.

Desde esa jornada en Ovalle, todo cambió. Llegaron a Angol con la mentalidad de revertir los magros resultados y se logró el primero objetivo. La lamparita empezó a alumbrar y así se vinieron triunfos consecutivos antes Mejillones, Colchagua, Linares y Melipilla.

Lo mejor que el equipo demostraba en cancha otro nivel de futbol, como un equipo traído de otra división. Aunque, llegada la hora de la verdad, al frente tenían un duro rival, quizás el que desarrollaba mejor futbol entre todos los que componían la liguilla del terror de la división, pero que por una mala administración, perdió la categoría por secretaria.

El elenco del Limarí llegó alrededor de las 13:15 al recinto de la calle Erretchou, sin estar exento de problemas, que incluso no querían viajar por el no pago de sus emolumentos. No obstante, fueron acompañados por su barra, quienes apoyaron hasta el último momento al elenco verde.

Llegadas las 15:30 horas, la cuaterna arbitral encabezada por el discreto Julio Abdala daba inicio al encuentro  ante el nerviosismo de la numerosa parcialidad que llegó al recinto coronelino. Sin embargo, un rápido contragolpe de Cuellar hizo que Jeria lo detenga con foul, lo que le hizo ver la primera cartulina amarilla.

Luego, en una mala salida de la defensa del Limarí, el balón fue capitalizado por Barahona a los 9, quien con un sombrerito logra la apertura del marcador. Luego Matt Lagos a los 23´puso la segunda diana. Todo parecía tranquilo para el elenco del carbón, quien jugaba a merced del marcador y buen desempeño futbolístico, incrementándose ello con la expulsión de Diego Cuéllar por una agresión cuando se cumplían los 39´.

Ya en la segunda etapa y a sabiendas que Lota sólo dependía de sí mismo para mantener la categoría, se fue en busca del gol de la tranquilidad, pero en un forcejeo en el área el juez le muestra la segunda amarilla a Barahona y ambos elencos se quedaban con 10 jugadores.

Parecía llegar la noche para el local cuando a los 64´Miguel Angel Estay logra el descuento, pero para suerte del anfitrión un minuto más tarde Patricio Jeria logra la tercera conquista, que a la postre fue el resultado final. Significó mantener la categoría para el esforzado equipo de la cuenca del Bio Bio.

Pitazo final y a celebrar. Cuando todo se creía perdido, vino la resurrección y es por ello que al término del partido jugadores, cuerpo técnico se posaron al medio del campo de juego y brindaron una oración por el tan ansiado logro. Luego, a celebrar con la barra y finalmente llegaron hasta la lamparita apostada en el codo Sur Este del recinto, para decir “la lamparita no se apagó y alumbra más que nunca”.

Aquí ficha técnica

VIDEO DE JUGADORES LOTA SCHWAGER


ABRAZOS Y UN MOMENTO EMOTIVO

FOTOS DE LA CELEBRACIÓN
Festejos Lota Schwager

Fotos y videos: Alejandro Gajardo / enelcamarin.cl