La opinión del hincha azulgrana, por Jano Nahuel (@janonahuel).

He tenido muchos sentimientos como hincha de “este equipo lindo”, he pasado por muchos estado anímicos siguiendo los colores, pero jamás he sentido vergüenza como Iberiano.

Soy de los que se alegra cuando se gana jugando bien, de los que se resigna con amargura cuando las cosas no salen y de los que explota en lamentos cuando perdemos. ¿He llorado por este equipo? Si, como no con hidalguía; cuando descendimos a los potreros lloré sin consuelo sujeto a la reja de la galería. Lloré cada vez que estuvimos a punto de subir de categoría y nos quedamos mascando la ucha, así como también cuando alcanzamos el anhelado ascenso y volvimos al profesionalismo. Ahí en la de cemento las lágrimas brotaban de alegría junto a los amigos entre festejos. Vergüenza? No, nunca.

Hablemos un poco de futbol, pues por fin estamos jugando el torneo de la B 2016-2017.

Cuanto extrañábamos a la azulgrana domando la redonda en el pasto, cuanto extrañábamos el  grito de gol y las conversaciones post partido con los compas iberianos. Pero ya estamos.

Iberia conformó un nuevo plantel para enfrentar el segundo semestre manteniendo una base de jugadores que vienen trabajando juntos desde al ascenso. Refuerzos positivos que sabemos vienen a sumar y vamos jugando nuevamente.

El juego de la azulgrana no ha variado mucho en su estilo, las nuevas piezas están en ajuste y en ese andar de prueba los esquemas rotan cada vez menos buscando un mejor andamiaje y lo nombres comienzan a anotarse con seguridad poco a poco cada fin de semana buscando el 11 fijo.

Como era de esperarse, los resultados son irregulares, pero nunca negativos. Un empate de local con el San Felipe rey de las artimañas que nos dolió por cómo se jugó. Igualdad en Calama ante Cobreloa y el árbitro, y un triunfazo batallado en nuestra ciudad frente a un complicado y aguerrido Deportes La Serena.

El camino era positivo, se sumaba, se mejoraba colectivamente y las individualidades aparecían en los momentos precisos.  Se anotaba en el arco contrario, se reconocían falencias y se hacían compromisos de trabajo para alcanzar el éxito. En el horizonte aparecía Union La Calera y creíamos dar el salto, pero de golpe nos reencontramos con la realidad de equipo en rodaje y a muchos se les acabó la paciencia. En la cuarta fecha y ya se pedían cabezas, de terminar con las oportunidades y de vergüenza por lo jugadores.

Entiendo los arrebatos pasionales del hincha, comparto la calentura post partido de los que viajan y de los que sufren a distancia, comprendo al hincha pero seamos serios también. Creo que es tiempo de dejar el chaqueteo de lado, partiendo por los de arriba.

No comparto y no entiendo que alguien aparezca dando declaraciones argumentando que siente vergüenza por nuestro equipo. ¿Qué es eso? No puedo compartir que alguien diga que siente vergüenza por un grupo de trabajadores que entra a la cancha a dar lo mejor de sí para obtener buenos resultados. ¿O alguien duda que los jugadores no se entrega por completo cada fin de semana con la azulgrana? ¿Alguien no cree que traten de hacer lo mejor posible y que actúen siempre de buena fe? Hagamos las cosas bien en todos los ámbitos, desde cada vereda que nos toca iberianos, no caigamos siempre en la negatividad, no miremos siempre lo malo sin valorar lo positivo, es muy fácil dar golpes en el suelo.

Se nos viene un partido complejo este fin de semana y como siempre esperamos lo mejor de nuestro equipo, tenemos la confianza en su trabajo y toda la fe en que tendremos resultados positivos. El receso por fecha eliminatoria servirá para analizar lo andado, readecuar piezas y proyectar el trabajo.

También volveremos extrañar la azulgrana en cancha. Dicen que cuando se extraña las cosas se les da otro valor, que se quieren más. Saquemos los enojos y recobremos la sonrisa.

Volvamos al principio de esto, a la ansiedad por volver a la galería cuando solo queríamos ver rodar la pelotita y esta no corría nunca. La tenían bien trancada, no la dejaban pasar.

Más que trancada, la tenían escondida los dueños de la pelota, los que si dan vergüenza, esos que aceptan sobornos, que se “auto-prestan” ciento de millones, que actúan de forma matonesca rompiendo movilizaciones y que intentan censurar a los hinchas por las redes sociales. Esos si dan vergüenza.

No nuestra Iberia querida, nosotros sentimos orgullo por este grupo, sentimos orgullo por la provincia del Bio Bio, sentimos cariño por la única azulgrana de Chile, como no, si siempre el balance es positivo, las alegrías siempre prevalecen, por siempre estamos ahí, en las buenas, en las malas y en las peores.

Vamos iberianos, sin vergüenza, todos juntos a tu lado.

Foto: Daleiberia.cl