viernes, septiembre 25, 2020

Con tantos de Julio Barroso y Martín Rodríguez, el cuadro albo llega a la friolera de 16 años sin perder ante Universidad de Chile en Macul.

Ante casi 40 mil espectadores, Colo-Colo demostró superioridad durante la mayor parte del encuentro y venció a la «U» por 2-0, un marcador que se quedó corto a juzgar por el trámite del partido.

La previa estuvo marcada por hechos de violencia fuera de la cancha, donde un hincha colocolino terminó en riesgo vital tras recibir un balazo en la cabeza. Sumado a esto, choferes del Transantiago amenazaron con un paro durante el transcurso del encuentro. Al final, hubo que hacer una conferencia en Quilín, donde los capitanes de ambos equipos llamaron a la cordura.

Los arengazos realizados por las barras de Colo-Colo y Universidad de Chile estuvieron marcados por ser pacíficos y con pocas personas detenidas.  Por lo tanto, con eficientes medidas de seguridad, no había riesgo de suspender el partido.

Era una dura prueba para Víctor Hugo Castañeda. Segundo partido oficial al mando del equipo, se vieron cosas interesantes en el triunfo ante Palestino, pero no fue suficiente. Había apelado mucho a la mística, al sentir la camiseta, pero en cuanto a fútbol, Pablo Guede fue tácticamente superior.

Para que esto sucediera, un factor determinante fue el alto rendimiento en varios jugadores albos. Uno de ellos, Martín Rodríguez -quien se convirtió en la figura-,  ya amenazaba a los dos minutos. Carrerón por izquierda, pasó entre tres rivales, pero su remate llegó a las manos de Johnny Herrera.

Otro que también calló bocas, y más aún por su pasado azul, fue Ramón Fernández. Muy bien partido del «10» albo, quien tuvo su primera oportunidad con un tiro libre que hizo estirarse a Herrera al segundo palo.

Tras aguantar los primeros 20 minutos, los azules comenzaron a atacar y amenazar un poco el arco custodiado por Justo Villar. Sin embargo, más allá de roces entre Julio Barroso y Gastón Fernández, no hubo real peligro para el local.

De hecho, fue Colo-Colo quien aprovechó un corner para abrir el marcador. Vino el envío desde la derecha, sale Herrera a cortar, pero muy a destiempo. Impensado para un portero de su categoría. Esto lo aprovecha Julio Barroso para cabecear al centro del arco y decretar el 1-0 a los 26 minutos.

Si bien el cuadro albo había hecho méritos para estar en ventaja, no había tenido una ocasión que inquietara de verdad a los azules. Por lo tanto, el regalo de Herrera le vino bien al local para administrar el juego en los últimos minutos. Así se fueron al descanso.

El complemento traía una novedad. Víctor Hugo intentó variar su suerte e hizo ingresar a Fabián Carmona por Sebastián Martínez. Sin embargo, una gran jugada alba, con toques entre Octavio Rivero -otro que mostró corazón y buen nivel- y Esteban Paredes, terminó en los pies de Martín Rodríguez. Totalmente habilitado, el ex  Huachipato definió con toda tranquilidad y coronó una tarde soñada para él. Sobre todo, porque había recibido críticas por su bajo rendimiento en los últimos meses.

Fue todo muy rápido, en menos de un minuto. Un mazazo para Víctor Hugo Castañeda y su cuerpo técnico. En su desesperación, llamó a Nicolás Maturana para reemplazar a Gastón Fernández, quien no mostró el nivel esperado para un jugador de su estirpe.

Tampoco fue el día para Jean Beausejour, quien tuvo un capítulo aparte por su reciente venta al archirrival. Para empezar, antes del pitazo inicial, cayeron billetes de fantasía en la banca azul con su rostro y la leyenda «Traidor falso». Durante el duelo, se vio incómodo en todo momento y apenas ganó un cabezazo en el primer tiempo que se fue elevado.

Pudo ser mayor el marcador para el «Cacique». Siempre encontraban espacios por las bandas, con un Martín Rodríguez intratable y Luis Pedro Figueroa, quien sorprendió a muchos al dejar a Gonzalo Fierro en la banca. Lo justificó con creces: fue uno de los puntos altos del equipo. Demostró que hoy por hoy, debe ser titular.

Algo que no se mencionó en la transmisión oficial fue una lluvia de piedras que caían desde Magallanes (sector visita) hacia la barra alba y viceversa. Pero también hubo cierto peligro para los reporteros gráficos, e incluso varios de ellos debieron abandonar su lugar para un mejor resguardo. Duró unos minutos, el partido no se detuvo y finalmente no pasó a mayores.

Final del partido y Colo-Colo sale del penúltimo lugar, ahora con un punto bajo la «U». Para los albos, se viene la visita a Universidad de Concepción para el domingo subsiguiente por fecha de clasificatorias. Universidad de Chile, en tanto, recibirá a O’Higgins en el Estadio Nacional.

 

Foto: Carlos Chussir / enelcamarin.cl