martes, septiembre 22, 2020

La opinión del hincha acerero, por Richard Vidal Vergara (@richardvidal). 

Cuando se hacen las cosas mal desde un principio, es muy probable que los resultados logrados sean pésimos. Esto ocurre con nuestro querido Huachipato, el cual pasó de tener un aceptable equipo para el medio chileno, a un conjunto con un plantel pobre y formado en su mayoría por jugadores de casa sin mucha experiencia. A estos jóvenes -apoyados por poquita gente mayor- se les inculcó un  gran objetivo, que es salvarse del descenso.

Sin embargo, nuestros juveniles no tienen la culpa de ir colistas (en rigor, por diferencia de goles no lo somos aún). Por ende, para mi gusto la principal  “pata de la mesa” que está fallando es la sociedad anónima que controla el fútbol acerero, encabezada desde las sombras por  Victoriano Cerda.  Por cierto, el primer error que se comete es mantener a Miguel Ponce tras un pobre campeonato de Clausura 2016, en el que teniendo un buen plantel, nunca le dio un rumbo adecuado. Ponce no logró el principal objetivo  de ese tiempo, que era clasificar a  la liguilla para poder optar a un torneo internacional.

No obstante, igual se siguió con el “Chueco”, pero no por convicción, sino porque indemnizarlo era un gasto que no estaban dispuestos a asumir. También ayudó el hecho que el entrenador acerero es el más barato del futbol de Primera División, pero lo que enamoró a los regentes siderúrgicos fue que al dejarlo en el cargo, Ponce estaba amarrado de manos para  imponer exigencias o alegar si le sacaban jugadores. Por eso me explico su nulo reclamo cuando le dejaron un  plantel sin jugadores probados y sobretodo su cara de póker cuando le sacaron a Véjar a comienzos del torneo

El presidente de la comisión de fútbol, Marcelo Pesce, señaló en el diario El Sur el 30 de septiembre que estaban muy cerca de renovar a Ponce, situación que se replantearían si se perdía con Católica e Iquique. Yo que usted, señor Pesce, la pienso mejor, ya que tener 9 puntos de 27 es muy bajo. Si bien hasta hace unas fechas el equipo sabía a lo que jugaba, ya es hora de un cambio de mando. Miremos el ejemplo de Everton, que no  le ganaba a nadie, y que después del cambio de entrenador subió notablemente su rendimiento.

El segundo error de nuestros dirigentes fue comprar a Otero y al día siguiente prestarlo. De esta forma, demostraron su nula preocupación por optar a competir en el torneo. Lo único que les interesa es ganar dinero con los negocios que pueden hacer a través del fútbol acerero, pero podrían dejarlo claro. El tercer error fue conformar un plantel  lleno de juveniles y jugadores formados en casa, que no podrán optar nunca a ser campeones -solo los quieren poner en vitrina- y está en veremos si pueden aguantar la presión de pelear los últimos lugares. Más aún, sabiendo que a fin de torneo solo se pueden hacer 3 incorporaciones. Les aseguro desde ya que serán jugadores calados, ya que si llega a bajar de división  el “Campeón del sur”, se les muere el negocio y ya veo a algunos arrancando como ratas.

Por otro lado, los regentes del fútbol nacional están  próximos a vender el CDF por licitación. Espero que nadie de ninguna S.A. se arranque con este cuantioso  “botín”. Eso sería un jaque mate para la Liga chilena y especialmente para Huachipato. Quiero pensar que éste no sea el plan maestro de algunos dirigentes.

 

Foto: Agencia UNO.