Columna de Huachipato: Hora de balances

16 diciembre, 2016

La opinión del hincha acerero sobre el desempeño del club en el pasado Torneo de Apertura, por Richard Vidal Vergara (@richardvidal).

Si me hubieran dicho que Huachipato iba a sacar 18 puntos en este torneo, lo firmaba. La razón es muy simple: un plantel muy inexperto y un entrenador que había fracasado el torneo anterior con un equipo mucho más experimentado. Por lo tanto, hay mucho que agradecer a los jugadores por este noveno lugar, que es un verdadero título para un equipo formado por la avaricia de los dirigentes.

La nula inversión no se debió a un convencimiento en un proyecto deportivo, sino a un tema de querer ganar más con el menor gasto posible. Es por eso que esta vez no se le puede dar las gracias a los regentes acereros, ya que pusieron en serio riesgo el futuro del club en Primera División, amparados en que solo desciende un equipo a final del otro torneo.

Respecto a lo netamente futbolístico, este semestre tuvimos la suerte de apuntar a los pocos refuerzos que llegaron. Esto, a nivel general.

  • Carlos Lampe: empezó muy bien, salvo sus dudas en el juego aéreo. En la mitad del torneo tuvo un notorio bajón. Sin embargo, en las últimas fechas terminó a gran nivel.

  • Andrés Robles: de ser suplente en Wanderers se transformó en una pieza fundamental en el mediocampo del “Campeón del sur”. También tuvo un bajón en algunos partidos debido a una molestia, pero demostró toda su calidad cuando se le hizo jugar de central al final del campeonato, dándole seguridad al equipo.

  • Claudio Jopia: El más bajo de los refuerzos; se espera mucho más de él. No obstante, cuando no estaba se notaba demasiado por la falta de un adecuado recambio.

  • César Valenzuela: el titeretero acerero resulto fundamental con sus certeras habilitaciones y el manejo del balón. Su ausencia se notaba, y mucho. Sin embargo, debe enfocarse en mejorar su físico, ya que casi siempre en los segundos tiempos disminuía su nivel.

  • Carlos González: a pesar de que me generó muchas dudas su llegada, en especial por la falta de goles en los equipos de Primera División que estuvo, este jugador se transformó en el arma de gol del cuadro de la usina. Rindió a gran nivel cuando las lesiones lo dejaron tranquilo.

En lo referente a los jóvenes valores consolidados este campeonato, para destacar lo de Simón Ramírez hasta donde pudo jugar. Tiene mucha proyección, pero debe trabajar lo defensivo, ya que en ese aspecto mejoró mucho el equipo con la inclusión de José Bizama, que parece haber encontrado su puesto. Kevin Hidalgo tuvo un buen inicio de torneo, hasta que se fue apagando. Víctor Dávila demostró que cuando quiere puede ser un gran aporte, pero debe ser más regular en su juego.

De los que venían jugando, fue el campeonato de la consolidación de Leonardo Povea. Además, Claudio Sepúlveda fue un relojito al medio, Ángelo Sagal sin lesiones es el Arjen Robben chileno. Para destacar el tremendo torneo del “histórico” Omar Merlo, al cual le agradezco todo lo que ha entregado en estos años y entenderé si ahora o en un futuro cercano decide partir. Fue el que hizo el gol del segundo título y el último titular de ese gran equipo en partir. Lo de Duma es para hacerse un sahumerio con tanta lesión. No obstante, debe mejorar el extraviado finiquito que mostró este año.

Por otro lado, todo indica que Ponce renovó. Al menos en este torneo, el conjunto acerero mostró una idea de juego. Eso sí, los cambios realizados por este entrenador no fueron de los mejores en la gran mayoría de los cotejos jugados. Le falta leer mejor lo que está pasando para tomar mejores decisiones.

Solo espero que se vayan pocos y que los tres jugadores que lleguen sean un aporte. De lo contrario, somos serios candidatos a descender.

Foto: Agencia UNO