La opinión del hincha azulgrana, por Jano Nahuel (@janonahuel).

Adiós, muchas gracias por todo y disculpe lo malo – decía mi bisabuela cuando se retiraba de un lugar. Además nos contaba con toda seguridad que esa era la forma adecuada de despedirse cuando alguien terminaba una visita y se retiraba a su casa. Algo parecido debió exclamar la azulgrana en su periplo por el Aconcagua y el triunfo por la mínima obtenida con eterno sufrimiento.

Un partido extraño, un gol extraño y como extrañábamos cantar victoria como forasteros. Entretenido cotejo si amigos, intenso, de pierna fuerte pero sin mala intención en la paupérrima cancha del municipal san felipeño. Dos equipos con hambre que por la pantalla de TV querían mostrar sus mejores cartas. Sin embargo, la cancha parecía achicarse aún más con el paso de los minutos y el gol tempranero de Matías Guardia para “el equipo lindo” nos auguraba un encuentro de lento reloj resistiendo los embates de un herido cuadro aconcagüino.

Perdonen lo malo! tres tiros en el travesaño defendieron el arco de Jiménez que salvó otras tantas, lo que a la postre transformaron al meta azulgrana en figura. Ha tomado confianza el Cabezón y la transmite a sus compañeros que se afirman cada vez más en el bloque defensivo con Fabián Torres como director de orquesta. El Patrón volvió a demostrar jerarquía, no es novedad.

Iberia arropadito atrás aguantando cada embestida de los sanfelipeños, ordenados en defensa y arriba corriendo todo para que el juego no llegara bien armado al área angelina. A propósito, ¡como corre el Joaco Aguilera!, Incansable protegiendo la banda y buscando siempre llevar peligro al arco rival. Loable lo del “Correcaminos”, a la gran capacidad individual que siempre mostró, hoy agrega un elemento vital característico del Iberia de este torneo; juego de equipo. El aporte al colectivo que muestra cada jugador es la clave del buen rendimiento demostrado hasta ahora por la azulgrana querida, y su fiel reflejo es lo que demuestra en cada partido Joaquín Aguilera.

Minutos finales con reloj de arena y el Uni Uni seguía fustigando el arco de Jiménez. Ayala despejaba, salía jugando y aguantaba hasta que el pitazo del árbitro sacó un suspiro profundo y una sonrisa para el puñado de hinchas que llego hasta San Felipe con gran sacrificio para acompañar al equipo en este triunfazo que nos vuelve a acomodar en la tabla.

Desde abril del 2016 que Iberia no conocía de triunfos como visitante. Periodo largo de derrotas amargas y empates en que merecíamos algo más y la esquiva victoria nos sacaba la lengua pasando junto al costado. Ya está, se rompió la nube negra y se fue la mufa, ahora a pensar en pelear arriba, con este equipo tenemos de sobra.

Próximo partido a orillas del Bio Bio y nos visita Unión La Calera. Partido especial para el hincha iberiano, es la vuelta a casa del “Historico” Álvaro Torres pero ahora vistiendo otros colores. El recuerdo de este emblemático jugador sigue vivo en el hincha azulgrana y de seguro para “Didi” también será un partido especial. Recordará su gol contra Deportes Copiapó en la liguilla, los clásicos contra Malleco y como no aquel mítico partido pre ascenso contra Puerto Montt donde su gol nos abrió la puerta para volver a la B, de seguro ese tatuaje en el brazo estará latiendo cuando pise los pastos del municipal angelino. Sería lindo que el público demostrará su cariño por él y porque no, que nuestro Capitán se la juegue y lo invite a la foto de rigor antes de iniciar el partido. Sería un gesto noble para un jugador de encomiable nobleza.

Equipo creciendo futbolísticamente, equilibrado y mejorando partido a partido en todas sus líneas. El profe parece encontrar el once ideal y se abre el apetito del hincha para pelear algo más que la medianía de la tabla.

Todos al estadio, vamos con todo Iberianos…Pasión Iberiana, sentimiento azulgrana ¡!

 

Foto gentileza de www.cdiberia.cl