lunes, septiembre 21, 2020

La opinión del hincha azulgrana, por Jano Nahuel (@janonahuel).

Los míticos trasandinos de Dos Minutos me acompañan en la construcción de esta nota, y el nombre del disco que suena y que evoca mis años de rebelde juventud le viene de perilla a estas letras que redacto para En El Camarín y que dedico con tanto sentimiento al equipo de mis amores.

“Volvió la alegría, vieja” en su carátula destacaba una jolgoriosa fiesta de niños, remeciendo el punk rock del año 1995. Esa alegría es la que volvió por fin entre los fieles azulgranas, de abrazos y gritos, reventar gargantas y de apertura a una semana tranquila y feliz.

Por fin este fin de semana, después de tantos pesares, “mufas” interminables y tarros más grandes que el Salto del Laja, volvió la fiesta, las manos alzadas eufóricas y la vieja alegría del triunfo para el pueblo iberiano.

Fue trabajado, sufrido y realmente heroico lo hecho por los once guerreros azulgrana, que se vistieron de verdaderos gladiadores dentro del coliseo del Municipal angelino para sacar adelante un partido de aquellos, de esos que van a quedar innegablemente en la memoria de hincha.

Y cómo no, si un 0-2 antes de los 20 minutos quiebra la moral de cualquiera, hasta de los más optimistas. Sin embargo, este equipo tiene un convencimiento mayor, una fuerza sobrenatural sencillamente admirable. Dijo basta de malos ratos, basta de nubes negras y sacó adelante un partido con un 3-2 que nos puso en boca de todos los medios por el empuje expuesto. Nos queda así también demostrado que a este grupo lo mueve la fe, el pudor deportivo y el cariño a la gente. (De fondo suena Ataque).

Comentábamos con los amigos la dulzura de esta taza de té y lo crujiente de la marraqueta de la mañana siguiente. Se alegra la semana, se hace más placentero el trabajo y las jornadas de estudio se acortan evocando los festejos de cada gol marcados. La sonrisa no la borra nadie.

Un respiro para el “Profe” Soto, lo que no quita que debe seguir evaluando su trabajo y buscando mejorar algunas de las falencias que han predominado en su estadía en la banca iberiana. El gol tempranero nos vuelve a atacar y por enésima vez el equipo debe reventarse para jugar desde atrás buscando revertir marcadores adversos. Felizmente, esta vez se logró. (Suena Laburantes).

Algo preocupante es la baja cantidad de asistentes en este partido. ¿Qué pasa, amigas y amigos? Debemos acompañar al equipo, somos fanáticos del club por sobre los nombres, amamos este equipo y no los resultados. No dejemos a los jugadores solos. Es de suma importancia la presencia del hincha en la galería alentando y empujando al equipo con toda la fuerza y el cariño que tenemos por estos colores.

Para los fieles que están siempre en todas, vaya el más grande de los reconocimientos, y desde la envidia sana de no poder alentar desde la galería por estar tan lejos (pero siempre cerca), me contento con que mi viejo esté siempre allí, después de pasar tantos años fuera del país sin poder ver al equipo de sus amores. Ahora está rodeado de los más grandes y leales hinchas, que como él vibran con los colores de manera inexplicable, donde los abrazos se ofrecen de manera humilde y sincera a quien no conoces, pero que une la sangre azulgrana, incluso invitándote a celebrar después del partido. (Suena Mosca de Bar).

Próximo rival, un creciente Deportes Valdivia, que en esta parte del torneo ha demostrado buen fútbol, buenos resultados y que llega alentado por un gran triunfo conseguido como visitante ante su rival directo en la parte baja de la tabla. Es una buena posibilidad de viaje para los hinchas que quieran acompañar a la azulgrana en este encuentro. Pida permiso, amiga. Invite a su compañero de la vida y transmítale el entusiasmo por el equipo de su tierra. Amigo, convenza a su patrona con la posibilidad de un buen almuerzo en Niebla y aprovecha de alentar al “equipo lindo” en la galería.

Que sigan los abrazos, que sigan las sonrisas, el carnaval y las marraquetas crujientes, que se quede con nosotros esa vieja alegría del triunfo. Vamos Iberia, todos juntos a tu lado.

Foto gentileza de daleiberia.cl