jueves, septiembre 24, 2020

El empate sin goles ante Everton lo deja con claras opciones para lograr el primer título de su historia en Primera División.

Ante casi 8.500 espectadores en el Estadio Sausalito, Deportes Iquique logró una igualdad sin tantos ante Everton de Viña del Mar. Ambos equipos mantuvieron su invicto en el presente torneo, pero el punto dejó mucho mejor parado a los «Dragones celestes».

La igualdad 2-2 en el Superclásico del fútbol chileno atrajo aún más las miradas hacia este partido, debido a que el cuadro «Oro y Cielo» podía llegar a la punta del campeonato si se quedaba con los tres puntos.

Desde un principio se sabía que no iba a ser una tarea fácil. Jaime Vera plantea un esquema bastante ordenado, con posiciones bien definidas y un mediocampo que cubre todos los sectores. El arma de Everton, que es la subida de sus laterales, no causó mayor daño durante el primer tiempo.

De hecho, la llegada más clara de ese lapso corrió por parte de Luis Gonzalo Bustamante (41′). Tenía todo para definir ante un Eduardo Lobos que esperaba la ejecución, pero su tiro salió muy alto de forma inexplicable.

Ya en pleno complemento, hubo más ocasiones de gol en un partido que se hacía de ida y vuelta. aunque las más claras corrieron por parte del visitante. Lobos tuvo que contener en doble instancia tras un peligroso disparo (62′). Más tarde, Bustamante intentó un remate cruzado que encontró los puños del portero ruletero (71′). Cuando faltaban cinco minutos para el tiempo reglamentario, nuevamente apareció Lobos para contener un remate del recién ingresado Villalobos.

Todo pudo cambiar a los 93 minutos. Maximiliano Cerato, la figura frente a Patriotas, quedó solo frente a Brayan Cortés, pero el portero iquiqueño estuvo soberbio para achicar el ángulo y evitar la caída.

En resumen, un 0-0 amargo para Everton, pero igual sigue en pelea. Queda a dos puntos del puntero Iquique y a solo uno de Colo-Colo (deben enfrentarse en Viña). Sin embargo, lo que viene para Iquique es un escenario absolutamente ideal.

Claramente depende de sí mismo para ser campeón. Tiene cuatro partidos en condición de local y no son rivales directos: Huachipato, Unión Española (aunque se metería a la pelea si vence a Wanderers), Antofagasta y Temuco. Solo debe viajar a Valparaíso para enfrentar a los caturros y Santiago (Universidad Católica).

Foto: Carlos Chussir / enelcamarin.cl