martes, septiembre 22, 2020

La opinión del hincha acerero, por Richard Vidal Vergara (@richardvidal).

Hasta que se fue Miguel Ponce, para la alegría de la gran mayoría de los hinchas acereros, quienes veíamos  en su figura a un entrenador con muy poca injerencia en los partidos y que con el tiempo se transformó  en un “títere” de la administración acerera. El “Chueco” no se puede quejar: contó con un gran plantel en su primer torneo, con Rómulo Otero en su mejor momento, y no fue capaz de clasificar a un torneo internacional. Después la poca ambición de la S.A. y su sed de dinero lo llevó a manejar planteles limitados y con una gran cantidad de jugadores formados en la fructífera cantera de Higueras. No obstante, siempre quedó la sensación que por culpa del entrenador se perdieron puntos importantes.

Según el ex entrenador acerero, uno de los motivos que tuvo para dejar la institución es que solo le ofrecían 6 meses de contrato y un plantel formado por jóvenes figuras de las inferiores (van quedando pocas) y nombres nuevos provenientes de la Primera B de nuestro fútbol. Ponce no quería esto, ya que según él no estaba para competir, porque quería ganar. Y si querías triunfar ¿por qué te fuiste a reunir con Ronald Fuentes en plena concentración acerera? En ese momento debiste haber renunciado ¡Poco profesional¡. Dijiste que fue una reunión de amigos, y lo más seguro que termines en las juveniles de la Universidad de Chile ¿para ganar? Más dinero, seguro.

Con su ida pensé en un minuto que “una vez muerto el perro, se acaba la rabia”, pero no “murió” el actor principal de esta historia, sino que fue un simple quiltro. La  “rabia” continúa en las entrañas de nuestra querida institución. Nos ilusionamos con nombres como Nicolás Córdova o Miguel Ramírez, para que al final confirmen a un entrenador (César Vigevani) que ni siquiera ha destacado en Primera B, siendo su mayor fracaso el no ascender a Cobreloa (11 triunfos, 8 empates y 10 derrotas).

Espero que el remedio no resulte peor que la enfermedad, pero con las salidas del equipo que se están produciendo, más la llegada de jóvenes promesas para venderlas luego, y un director técnico con nula experiencia en la primera división chilena, la cosa se avizora muy compleja.

Por otro lado, el rumor que corre es que dentro del club está participando en algunas decisiones un connotado empresario de famosos jugadores, el cual estaría usando la vitrina del “Campeón del sur” para mostrar a los miembros de su “corral”. Esto no me parece mal, siempre y cuando se transparente la situación. Sería bueno si algún periodista o Huachipato FC, confirmara o desmintiera esto.

Por otro lado, esta semana Huachipato cumplió 70 años. Feliz aniversario a todos los acereros, menos a los que, como dijo mi amigo Esteban Mora, vendieron el fútbol a estos personajes, traicionando el espíritu de los fundadores del Club Deportivo. ¡Adelante, a triunfar!

Foto: Hernán Contreras / Agencia UNO