domingo, septiembre 20, 2020

La Primera Sala del Tribunal de Disciplina determinó una multa económica para el cuadro maulino. Los «Potros» se quedan en la Segunda División y esto confirma el ascenso de Barnechea.

En una verdadera teleserie se convirtió el ascenso a Primera B, obtenido en cancha el 19 de mayo por AC Barnechea, luego de vencer por 6-0 a Naval en El Morro. A la misma hora, Melipilla empataba 3-3 ante los «Diablos rojos», desperdiciando la chance de subir directamente a la categoría de plata.

El cuadro melipillano denunció ante la Primera Sala una «suplantación de identidad» por parte de Diego Silva, analista táctico de Independiente, sobre el jugador Eelco Navarro, quien estaba inscrito en la planilla de juego, pero no viajó al Estadio Roberto Bravo Santibáñez. Además, Melipilla denunció que Silva no tenía un contrato para acreditar su condición, hechos que dictaminaban la victoria por tres tantos a cero a su favor y así volver a la Primera B.

El Tribunal desestimó los argumentos de dolo por parte de Deportes Melipilla. Parte del fallo redactado y publicado este lunes dicta lo siguiente: «Sin perjuicio de dejar establecido, desde ya, que no existe prueba alguna en autos que acredite fehacientemente el ánimo de suplantar ni que el señor Silva haya tenido participación indebida en el transcurso del partido, para el Tribunal resulta relevante la declaración en estrados del cuarto árbitro del partido, señor José Cabero, quien señala enfática y expresamente que es él quien instruyó al señor Silva que se ponga un peto amarillo, de los mismos que portaban los jugadores suplentes, ya que utilizaba una polera roja de similar color que el  uniforme del Club Independiente de Cauquenes y que vestían los jugadores dentro del campo de juego».

Es decir, la Primera Sala tomó como referencia clave la intervención de José Cabero con Diego Silva. Se descartó de plano un intento de engaño y el Tribunal detalló el comportamiento del analista táctico, quien no influyó en el polémico partido de la última jornada.

«Agrega que, como es de público conocimiento, es  tarea habitual del cuarto árbitro velar que las personas ubicadas en la Banca de Suplentes utilicen una vestimenta distinta a la de los jugadores y árbitros. En la misma declaración el señor Cabero, interrogado por el Tribunal, expresa que no conocía a ningún integrante de la Banca de Suplentes del club Independiente de Cauquenes, con la sola excepción del Director Técnico Rubén Martínez, y que don Diego Silva tuvo un impecable comportamiento, que jamás intervino en el desarrollo del juego, que nunca ingresó al campo», sentenció el Tribunal de Disciplina al respecto.

De esta forma, se descartó la resta de puntos y sanciona a Independiente de Cauquenes con una multa «ascendente a diez Unidades de Fomento por infracción al artículo 37° numeral 1) de las Bases del Torneo de Segunda División 2016/2017, con ocasión del partido disputado contra el Club Melipilla el día 19 de mayo de 2017, por haberse ubicado antirreglamentariamente en la Banca de Suplentes los señores Diego Silva y Eduardo Oteiza». Este último, preparador físico del club visitante.

Como se esperaba, fue una resolución que no cayó nada de bien en el cuadro melipillano, el cual calificó como “una vergüenza”  mediante sus redes sociales. Van a apelar al fallo ante la Segunda Sala del Tribunal de Disciplina, cuyos miembros ratificarán o rechazarán el fallo en primera instancia.

Foto: Álvaro Inostroza / ANFP Chile