martes, septiembre 22, 2020

No se trata de un recurso para salvar la categoría. Para el Consejo de Presidentes, Barnechea es el convidado de piedra entre los clubes de Primera División y Primera B. Supuestas deudas necesitan ser aclaradas en la próxima reunión.

La dirigencia de Unión San Felipe envió esta semana una carta a la ANFP, la cual fue recibida por el ente rector. En ella, se detallan ciertos incumplimientos económicos que superan los 300 millones de pesos, lo cual convertiría a los «huaicocheros» en un club inviable para el profesionalismo.

Además de estas documentadas deudas, de acuerdo a lo informado por La Tercera, influye también la resolución hecha por el Tribunal de Libre Competencia, que obligó a liberar los montos del CDF a Barnechea. Cabe recordar que el Consejo de Presidentes decidió retener esos excedentes al club de la Precordillera tras haber evitado -vía judicial- el pago de la cuota de incorporación para estar en la categoría previa a la serie de honor.

Este documento fue firmado por el gerente general del «Uní Uní», Eduardo Olivares, y en éste se detalla cada uno de los ítems por los cuales Barnechea habría incumplido con ciertas obligaciones.

“La deuda del club Barnechea con la ANFP ascendería a la suma de $158.065.260 -más $79.032.630- correspondiente a la aplicación de la cláusula de aceleración contenida en el contrato del crédito otorgado por el banco BBVA”, serían dos de los mayores apremios monetarios del «Barne».

Además, la acusación señala “una deuda que tiene (Barnechea) por el no pago de la cuota de garantía campeonato 2016-2017 de $43.333.342. Saldo cuenta corriente con ANFP de $28.784.275”.

El caso parece ser similar a lo ocurrido con Deportes Concepción, pero todo indica que pesa más la acogida del TDLC a Barnechea. De hecho, en uno de los puntos se indica que habría una «flagrante violación del artículo 59 inciso 2° y 3° de los estatutos de la FIFA que tanto en asociación como los clubes miembros nos obligamos a respetar, con el riesgo para nuestra asociación por las medidas que FIFA pudiese tomar”.

Habrá que esperar a un próximo Consejo para saber los pasos a seguir. Esta vez ¿podrá Armando Cordero ingresar a Quilín para dar explicaciones?

Foto: Gonzalo López