Los problemas económicos nuevamente atormentan al cuadro portuario, pese a los buenos resultados en cancha.

El plantel dirigido por Patricio Almendra lleva cinco partidos sin perder. Aunque el «Ancla» responde en la cancha, los jugadores no recibieron sus sueldos a tiempo, correspondientes al mes de agosto.

A raíz de ese incumplimiento, tal como señaló la ANFP a los clubes antes de iniciar el Torneo de Transición, en primera instancia recibirá una amonestación por parte de la Unidad de Control Financiero.

Pero los inconvenientes podrían agravarse aún más. La planilla del mes de septiembre, de acuerdo al portal PuroNaval, no fue cancelada por completo. Con ello Naval sumaria su segunda falta consecutiva, lo que conlleva un descuento de tres puntos a un plantel que pasó las Fiestas Patrias sin dinero en sus bolsillos.

Además, tomando en cuenta la información publicada en La Estrella de Concepción, nadie de la directiva ha dado explicaciones a una situación que no es nueva para los hinchas choreros. En 2014 descendió a la Segunda División por secretaria al no cumplir con las remuneraciones a los futbolistas.

En el caso de no cancelar a tiempo los salarios correspondientes al mes de octubre, cumpliría su tercera falta al hilo, lo que implicaría el descenso administrativo a la Tercera División, tal como sucedió con Lota Schwager y Deportes Ovalle en anteriores torneos.

Es de esperar que los dirigentes navalinos, encabezados por Fernando Rojas, cumplan con lo mínimo y que no sufra de nuevo con una bajada de categoría la institución nacida bajo el alero de la Armada. Por supuesto, los más perjudicados serán el plantel profesional, cuerpo técnico y divisiones menores.

Foto: anfp.cl