La opinión del hincha acerero, por Richard Vidal Vergara (@richardvidal).

Un necesario triunfo obtuvo Huachipato ante un diezmado Deportes Iquique. La obligación era ganar como sea y se obtuvieron tres puntos en un irregular partido.

Diría que el primer tiempo fue uno de los buenos momentos que se le observó al cuadro acerero en lo que va de torneo. La defensa de tres hombres se vio segura y valiente al ir siempre hacia adelante. Los laterales volantes atacaron en reiteradas oportunidades, aunque a Gutiérrez le faltó ser más encarador y ganar línea de fondo. Los volantes centrales se “comieron” la cancha, pero deben mejorar mucho la entrega del balón. Jimmy Martínez estuvo muy activo, pero siempre decidiendo mal. Soteldo fue un rayo en este período y Cuesta solo aguantó pelotas, como es de costumbre. En resumen, el equipo fue superior a los “Dragones celestes” en esta etapa, pero le faltó más profundidad.

Sin embargo, todo cambió en el segundo tiempo. En parte, por la modificación de esquema que propuso Vigevani, quien dio paso a la entrada de Ortega por Gutiérrez. En este lapso el equipo perdió la pelota. Si bien se sumó a otro centrodelantero, ninguno de los dos “9” era capaz de aguantar bien el esférico  o de devolver una pared. De esta manera Iquique tomó el control del partido, ya que no le llegaba la pelota a los delanteros siderúrgicos, incluido Soteldo.

Por lo tanto, había que intentar con otra cosa. Vigevani hizo entrar a César Valenzuela -el primer apuntado por la exigente hinchada acerera- y el partido dio un giro. El “Gato”, fuente de muchas críticas con anterioridad por su falta de actitud e irregulares cometidos, tomó la manija del conjunto chorero y organizó mucho mejor el ataque. Dio el pase gol y además se le vio correteando como nunca en pos de ganar el partido. La competencia con Jimmy Martínez le ha hecho bien y en estos momentos está para titular, dada la falta de pases gol que hay cuando no juega.

El segundo criticado era Jorge Ortega. Hace algunos partidos se le llamaba la atención por su extrema lentitud, sumado a no aguantar muchas pelotas ni ser amigo de devolver un pase. Más aún: si bien hacia goles, se perdía otros muy claros. Pero llegó Cuesta -su competencia natural- y Ortega subió rápidamente su nivel, siendo ayer autor de un gran gol. En la actualidad, el nivel de este jugador paraguayo se ve muy superior al del argentino. Sin embargo, el físico de Ortega no sé si le da para un partido entero a un buen nivel, pero merece entrar de titular dado su buen momento y las bajas presentaciones del hombre venido del futbol colombiano.

El tercer señalado, antes de la instauración del 3-5-2 que propuso nuestro entrenador desde el partido contra Universidad de Chile, era Claudio Jopia. Este lateral izquierdo, en la antigua línea de 4 defensas, no atacaba ni defendía y se lo pasaba lesionado. No obstante, desde el cambio de posición a stopper por izquierda,  se transformó en un defensa de garantías y al cual incluso se le extrañó cuando no estuvo en Antofagasta.

Ahora toca asegurar el paso a semifinales de Copa Chile y jugar una verdadera final contra Santiago Wanderers el sábado. Hay que ganar, y es factible con los más criticados de titulares.

Foto: Photosport