El cuadro calerano hizo todo el camino difícil para volver a Primera División: superar el peor coeficiente de rendimiento, ser campeón del Transición, derrotar al subcampeón de la Temporada 2016-2017 y doblegar a Santiago Wanderers en casa.

A través de los lanzamientos penales, Calera se impuso ante el “Decano” con mucho sufrimiento por 4-5, por lo que  consiguió el ansiado ascenso a Primera División. En tiempo regular, un increíble fallo en la defensa caturra permitió que el forastero llegara a esa instancia (0-1 al 90’+3).

Los primeros minutos estuvieron marcados por la ansiedad de ambos equipos, con muchas imprecisiones en el mediocampo. Solamente Jean Paul Pineda llevaba algo de peligro al arco defendido por Lucas Giovini.

Por otra parte, los cementeros tuvieron un par de interesantes llegadas: un cabezazo de Víctor Morales que atrapó Castellón sin problemas. La otra fue antes del entretiempo, con un tiro libre de Paulo Rosales que pasó cerca del arco wanderino.

En la segunda parte se vieron los mejores pasajes de la escuadra dirigida por Nicolás Córdova. A los 51′, Pineda se mandó un carrerón con tres rivales encima, pero estuvo espléndido Giovini para mandarla al corner. Luego lo intentaron Marco Medel y Luis Pavez de media distancia y no estuvieron finos en la ejecución.

Pasada la tormenta, Víctor Rivero comenzó a meter algunos cambios. Uno de ellos, Kevin Vásquez, fue fundamental en la remontada calerana.

Primero insinuó Víctor Morales con un cabezazo que se fue desviado por un metro (64′). Pero más tarde, a los 74′, un potente testazo de Gonzalo Abán encontró una felina respuesta de Castellón. Era un aviso serio de Calera y un anticipo que no vio la gente de Wanderers.

De hecho, a los 80′, la hinchada de “Los Panzers” detuvo por momentos el partido para lanzar fuegos artificiales y anticipar una fiesta que no fue tal.

Llegaron los fatales 5 minutos de adición para los porteños. Avisó Joao Ortiz con un remate que contuvo el guardameta local. Pero lo que nadie esperaba es la jugada que se venía al epílogo.

Minuto 93. La pierde Roberto Saldías -de bajísimo rendimiento- en un ataque caturro y comienza la esperanza cementera. Centra Joao Ortiz desde la izquierda, no alcanza a pivotear Lucas Fierro y el balón lo recibe Paulo Rosales en la derecha. Éste saca un buscapié, se encuentra Mario López con la posesión, pero se produce un horror de comunicación entre él y Castellón, lo que produce un rebote. Lo aprovecha Rafael Viotti y es locura total por parte de los hinchas rojos que viajaron hasta Valparaíso. Sin embargo, la mayoría no lo puede creer. Había que definir esto por penales.

Las primeras ejecuciones fueron limpias. Convirtieron Paulo Rosales, Jean Paul Pineda, Gonzalo Abán y Bernardo Cerezo. Luego vino el turno de Víctor Morales y tapó Castellón. Hasta ahí, parecía que Wanderers se impondría en esta definición.

Sin embargo, un desencajado Marco Medel, quien estuvo descontrolado al final del partido, erró el suyo y permitió el lucimiento de Giovini. El marcador seguía 2-2.

¿Era la esperanza de Calera? El travesaño le dijo que no a Rafael Viotti. Luego anotaron Kevin Valenzuela y Diego Orellana para poner el 3-3 y la responsabilidad recaía en Saldías.

Nadie se explica cómo Nicolás Córdova lo puso a él para definir la serie, siendo que tuvo un pésimo cometido y no posee la necesaria experiencia. No obstante, tuvo que ir con toda la presión encima y pasó lo que tenía que pasar: una horrible ejecución, muy mal pateada y a las nubes.

Otro que tuvo que lidiar con la incomodidad fue Kevin Vásquez. Él pertenece a Santiago Wanderers, debe volver de su préstamo y le tocó patear su penal con la camiseta de Calera. Sin embargo, como buen profesional, no dudó y le convirtió a Castellón. Loable lo del volante porteño.

Tampoco titubearon Gabriel Castellón y Lucas Fierro. La serie iba 4-5 a favor de Calera y Luis Pavez estaba obligado a anotar. No pudo frente a Giovini y el silencio fue sepulcral, muy frío en el Elías Figueroa… salvo en ese rincón donde estaban muchos caleranos, llorando de felicidad.

La celebración, por supuesto, fue eufórica y con mucha emoción. Mérito absoluto de Víctor Rivero, a quien se le dio todo el apoyo necesario para armar “su equipo” con ex San Luis y Everton en su mayoría. Eran jugadores de plena confianza para él y respondieron en todos los niveles.

El otro extremo lo vivía Wanderers, quien ratificó a Nicolás Córdova debido a su contrato vigente (termina el 2019), a pesar de su casi nula autocrítica y su evidente responsabilidad en este descenso caturro.

Muchos hinchas afuera del Elías Figueroa Brander también pedían explicaciones como socios, y querían que sus dirigentes dieran la cara. Claro, esto no sucedió y finalmente fueron retirados por Carabineros.

En resumen, a juzgar por la campaña que hicieron ambos equipos en el Transición, hoy están en el lugar que merecen.

Foto: Carlos Chussir

You May Also Like

MOVIDAS PRIMERA B 2020

Como ya es costumbre todos los años, el equipo de enelcamarin.cl está…

MOVIDAS 2019 – PRIMERA B

Como ya es costumbre todos los años, el equipo de enelcamarin.cl está…