Dos estocadas del cuadro ecuatoriano dejaron agonizando a los albos en Copa Libertadores. La clasificación dependerá de un milagro.

Más de 30 mil personas en el Estadio Monumental vieron con impotencia una nueva caída en el torneo continental más importante a nivel de clubes en Sudamérica. Lo que es peor: ya es una tendencia perder frente a equipos con menores pergaminos. Sucedió con Deportivo Pasto en Copa Sudamericana y anoche se repitió la historia.

En los primeros minutos Colo-Colo tuvo la apertura del marcador mediante un cabezazo de Esteban Paredes (13′). Sin embargo, el vertical lo impidió. Más adelante, Jorge Valdivia y Jaime Valdés lo intentaron de media distancia, pero ninguno de ellos pudo acertar a los tres palos.

Nos acercamos a la media hora y se empezaban a escuchar los primeros murmullos e incluso algunas pifias. Es que el equipo mostraba muy pocas ideas ante un equipo que se dedicaba solo a contener con dos claras líneas de cuatro.

Por supuesto, al ver que los albos no mantenían la posesión, Delfín se animó a atacar. Cuando marcaba el minuto 43, Agustín Orion tuvo acción al estirarse tras un peligroso tiro de Pedro Pablo Perlaza. Era el primer aviso por parte del forastero.

Antes del descanso, una patriada de Juan Manuel Insaurralde resultó en un tiro que dio en el travesaño. Muchos recordaron esa noche frente a Independiente del Valle, cuando el balón rebotó tres veces en los palos y consumó la eliminación de Colo-Colo el 2016.

Había que intentar cambiar el rumbo del partido. Julio Barroso, de bajo rendimiento, fue reemplazado por César Pinares. Esto fue un arma de doble filo, ya que Delfín supo leer bein el cambio de esquema.

Lamentablemente quedó un forado que no pudo cubrir Claudio Baeza y esto provocó que José Arismendi abra el marcador tras el rebote que dio Orion por un achique. Iban 52 minutos y se veía venir el desastre.

Cada vez más escaso de ideas, Colo-Colo comenzó a padecer el partido en la parte física. Gabriel Suazo puso muchas ganas, pero no fue solución. Ya no podía Valdivia manejar los hilos y Pinares tampoco fue el aporte que se esperaba. Además, la delantera chocaba de forma constante con la defensa del Cetáceo.

Se intentó igual de media distancia, pero ya se notaba desesperación. Además, Delfín comenzó a manejar el balón en ciertos momentos del partido.

Cuando ya se jugaba lo último del partido, un centro de Geovanny Nazareno encontró el pie de Carlos Carmona, pero con dirección al arco de Orion. Fue para coronar una amarga noche en Copa Libertadores.

Pero eso no era todo. En el siguiente partido, Bolívar venció a Atlético Nacional por 1-0 y dejó a Colo-Colo casi en la tumba. Necesita un verdadero milagro numérico, el cual consta de dos triunfos albos en los siguientes partidos, pero además requiere de la ayuda del cuadro verdolaga. Es decir, debe derrotar a Bolívar y al menos rescatar un punto en Manta. Solo así el “Cacique” llegaría con opciones a la última fecha, cuando cierre la fase de grupos en Colombia.

Sin embargo, en lo futbolístico parece imposible.

Foto: Carlos Chussir

You May Also Like

Finalizado: Godoy Cruz 1-0 Universidad de Concepción

Godoy Cruz de Mendoza recibe en el Estadio Malvinas Argentinas a la…

Finalizado: FBC Melgar 1-0 Universidad de Chile

Melgar de Perú recibe en el Estadio Melgar a la Universidad de…