Tercera División B: los mejores del 2018

Rodrigo Molina

Te invitamos a leer el análisis de Rodrigo Molina sobre los más destacados del torneo de Tercera B, que tuvo como ascendidos a Deportivo Pilmahue, Deportes Concepción, Unión Compañías y Ferroviarios.

El campeonato de Tercera División B de este año se caracterizó por muchos elementos que lo volvieron muy diferente al de temporadas anteriores. En primer lugar, las expectativas sobre su desarrollo aumentaron debido a la presencia de Deportes Concepción, quien retornaba a las competencias después de dos años de ostracismo debido a la decisión del Consejo de Presidentes de la ANFP sobre su desafiliación por deudas contraídas por la anterior gestión dirigencial (S.A.). También por la presencia de Rodelindo Román, equipo ceñero en el fútbol amateur de San Joaquín y que, de la mano de Arturo Vidal, tendía a llevar a cabo un proyecto ambicioso de insertarlo en el fútbol profesional en corto plazo.

En segundo lugar, nuevamente se organizó en torno a tres grupos, de los cuales uno -Grupo Sur- fue el de mayor competitividad, con elencos que disputaron hasta la última fecha su paso a la segunda fase por el ascenso, pero con otros dos grupos (Norte y Centro) muy desiguales, con elencos superiores enfrentados a equipos no tan preparados futbolísticamente, y que se notó en la diferencia sustancial de puntos en la tabla de posiciones. A diferencia de torneos anteriores, este año hubo una segunda fase de Ascenso y otra de Descenso.

Al final del Torneo, la categoría tuvo la satisfacción de ver a cuatro de sus elencos ascendiendo a Tercera División A en definiciones infartantes. Por primera vez en muchos años, su promedio de público superó a muchos elencos del fútbol rentado, como sucedió en el partido entre Deportes Concepción vs Ferroviarios, donde hubo más espectadores que en la misma definición por el título de Primera División entre Deportes Temuco y Universidad Católica.

Estos fueron los más destacados de la Temporada 2018 de Tercera División B.

EL CAMPEÓN. Deportivo Pilmahue.

Un justo monarca, un elenco luchador y constante, que bregó hasta el último segundo en primeras instancias, incluyendo ganar una definición a penales en Ovalle, y que se vio favorecido por algunas circunstancias tales como la resta de 15 puntos a Colegio Quillón y un cambio de técnico que modificó su forma de jugar, agregando buen fútbol, claridad defensiva y equilibrio en sus líneas a esa brega permanente. Juego colectivo y asociado, concentración plena en los 90 minutos e inteligencia para aprovechar momentos de debilidad de sus rivales, a tal punto de no recibir goles en contra en los cuatro últimos partidos definitorios.

EL TÉCNICO. John Bustamante (Deportivo Pilmahue).

Pilmahue partió la temporada al mando de Freddy Ferragut, quien no logró explotar las virtudes futbolísticas del cuadro lacustre. Su ida a San Antonio permitió el arribo de Bustamante, anterior técnico del fútbol joven de Deportes Temuco, quien transmitió ideas nuevas y estimuló a un equipo en torno a un juego colectivo equilibrado en sus líneas, alta concentración en los 90 minutos, fortaleza física y mental e imponerse como locales en su feudo. Bustamante armó una defensa fuerte y bien delineada, un mediocampo talentoso en el traslado del balón y claro en el quite y la anticipación, y un ataque laborioso y asociado con otras líneas. Convirtió a un equipo en un fortín con hombres unidos en torno a un objetivo claro y conciso, ambicioso en torno al ascenso a la división superior.

EL PORTERO. Ricardo Cárcamo (Deportes Concepción).

Un guardameta con claro espíritu de superación. Comenzó la temporada siendo suplente de uno de los símbolos lilas del retorno: Ángelo Giolito, quien incluso era el capitán del León de Collao. En algún momento, Cárcamo asumió la titularidad y no soltó más el arco. Con seguridad en los descuelgues y prestancia en los achiques, Cárcamo tuvo actuaciones decisivas en definiciones como contra Rodelindo Román, salvando en muchas oportunidades a una defensa que, a pesar del ascenso, no mostró seguridad ni estabilidad a lo largo del torneo. También debemos destacar a otros porteros con notable rendimiento, como Andro Martinic (Ferroviarios) y Sergio Torres (Pilmahue).

EL DEFENSA. Oliver Jorquera (Ferroviarios).

El ascenso del cuadro aurinegro a Tercera División A tuvo ribetes épicos. Quién iba a pensar que un reducido grupo de 15 jugadores iba a lograr una hazaña tan magna, cual 300 espartanos enfrentados a la utopía de derrotar a un Imperio gigante. Este grupo de jóvenes soñadores tenía un líder que debía encabezarlos con su madurez y equilibrio, no solamente con sus dotes en el campo de juego, y aquel fue Oliver Jorquera, un defensa que se echó al hombro al equipo y que transmitió toda la experiencia adquirida en campañas anteriores con Municipal Santiago. No solo fue un defensa recio en la marca y hábil en el anticipo y juego aéreo, sino que marcó goles importantes y fue el dueño de las pelotas paradas. Ante Tomás Greig marcó dos conquistas que fueron vitales para el Ascenso, el descuento en Rancagua y el tercer gol, de penal, en Los Nogales.

EL VOLANTE. Fabián Illanes (Deportivo Pilmahue).

Un elenco laborioso y unido en torno al juego en conjunto, debe poseer a un elemento distinguido, al distinto por sus dotes que lo hacen prevalecer por sobre el resto aunque esa no sea la idea fundamental de un equipo. Pilmahue, el campeón, giraba en torno a lo que realizaban once jugadores que jugaban asociadamente, pero uno de ellos se destacaba por hacer cosas diferentes en el campo de juego. Illanes se destacó por su técnica en velocidad, claridad en los pases cortos y juego en profundidad, pero por sobre todo, por marcar hermosos goles en base a remates precisos, en especial rematando de distancia o a la entrada del área. No en vano, el talentoso volante marcó en 24 ocasiones y fue artífice del título conseguido por el cuadro lacustre de Villarrica.

EL DELANTERO. Nicolás Barrera (Unión Compañías).

“Astroboy” fue el símbolo del derecho de un futbolista a tener su revancha. Venía de un fracaso rotundo en Fernández Vial, donde marcó solo dos goles y nunca tuvo la confianza para hacerse de la titularidad. Su salida no extrañó a nadie, y buscó una nueva oportunidad, la cual llegó en el cuadro serenense que también buscaba su revancha, después de su desilusionante rendimiento en la Liguilla de Ascenso del 2017. Barrera se reencontró con el gol, fue la punta de lanza de un elenco explícitamente ofensivo, que literalmente arrolló a defensivas débiles y que no supieron controlar a un tigre que se salió de su jaula. Nico marcó nada menos que 50 goles, récord que será seguramente muy difícil de superar, pero por sobre todas las cosas, recuperó su alma futbolística, basada en la confianza y en el apetito goleador que extravió durante un año en Concepción.

EL MEJOR DE LOS MEJORES, TERCERA DIVISIÓN B 2018.

Nuestro sitio web ha escogido a FABIÁN ILLANES, volante de Deportivo Pilmahue, como el MEJOR FUTBOLISTA de Tercera División B, Temporada 2018.

Foto: Héctor Orrego

Next Post

Finalizado: Kashima Antlers 0-4 River Plate

Kashima Antlers de Japón recibe en el Zayed Sport Stadium de Abu Dhabi a River Plate de Argentina por el Tercer Lugar del Mundial de Clubes UAE 2018. Aquí ficha técnica Links para escuchar el Partido                             […]