Tercera División A: los mejores del 2018

Te invitamos a leer el análisis de Rodrigo Molina sobre los más destacados en una categoría donde ascendieron Lautaro de Buin y AC Colina.

El ya pasado año futbolístico de Tercera División A marcó un período de cambios importantes. Como General Velásquez y Fernández Vial, le sacaron una importante ventaja en puntos a sus rivales, este año se pretendió equiparar las fuerzas y otorgar un derecho a quienes realizaran buenas campañas en cada una de las dos ruedas del torneo 2018. Es así que se creó una Liguilla de Ascenso, conformada por cuatro equipos. Los dos mejores de la primera rueda junto con los dos líderes de la segunda rueda dejaron de lado la idea de un torneo único de 28 fechas, en que los dos equipos con mayor cantidad de puntos ascenderían a Segunda División. Esta vez cuatro elencos disputaron, palmo a palmo, los dos ascensos a la categoría inmediatamente superior.

Por lo tanto, Deportes Limache y Lautaro de Buin, los dos mejores elencos de la primera rueda, se unirían a Deportes Rengo y Athletic Club de Colina, los dos mejores de la segunda rueda, en la disputa de un apasionante cuadrangular, que hasta la última fecha nos tuvo con el alma en un hilo, y que solo al finalizar aquella jornada se pudo determinar los dos ascendidos a la Segunda Profesional.

En la historia del fútbol mundial, no siempre el equipo que saca más puntos en una campaña regular obtiene el ascenso, ya que en playoffs o en liguillas, quienes mejor la disputen o poseen mayor inteligencia o astucia, sumada a la capacidad futbolística, al jugarla, se quedan con el premio mayor. En este caso, los limachinos se quedaron con las manos vacías de manera increíble, ya que en cuatro partidos les empataron en los últimos minutos, quedando la sensación de que, con mayor concentración y responsabilidad, se hubiesen quedando con el ascenso incluso caminando. Los grandes favoritos le cedieron el derecho a lograr la victoria a buinenses y colinanos, siendo estos los grandes vencedores de la Liguilla de Ascenso.

Estos fueron los más destacados de la campaña 2018 de Tercera División A.

EL CAMPEÓN: LAUTARO DE BUIN.

Noventa y seis años de historia, un recorrido completo por los caminos de la división mayor de ANFA, siendo uno de sus clubes fundadores. En los 80’ fueron protagonistas, y tuvieron su posibilidad de ascenso a la antigua Segunda División. Descendió a la Cuarta División, donde tuvo buenas campañas y de las otras, pero en el 2003 recién pudo volver a la Tercera División propiamente tal como la conocíamos antes.

Desde el 2016 que podíamos visualizar que se comenzaba a cristalizar un proceso que los llevaría dos años más tarde al éxito. Tuvo que hacer sacrificios, ya que algunos de sus símbolos, como Pablo y Carlos Carrasco emigraron de la institución, y su ex técnico, Pablo Galdames, siguió su camino profesional en Lampa. Con un equipo renovado, más joven, con mayor dinamismo y juego en conjunto, con claridad de juego y virtudes individuales al servicio del equipo, y con un sentido excelso de no rendirse y luchar hasta el último instante, el cuadro aurinegro tuvo la viveza, la astucia, la inteligencia y la capacidad de coronarse como Campeón superando a dos rivales que tenían, quizás, mayores virtudes y condiciones de trabajo, y que se erigían como los favoritos para esta Liguilla. Los puntos logrados como visitante en Quillota y Colina, cuando estaban siendo derrotados en ambos pleitos, fueron claves en el ascenso obtenido y son ejemplo del incansable tesón de un cuadro que nunca supo rendirse.

EL TÉCNICO: ÍTALO PINOCHET (LAUTARO DE BUIN).

Lautaro fue, en nuestra historia, uno de sus protagonistas más importantes. Reconocido en el mundo como uno de los más grandes genios militares de todos los tiempos, creó la llamada “guerra de desgaste” con la cual derrotó a los invasores españoles por muchos años hasta su muerte. Su legado histórico fue jamás rendirse y luchar hasta cansar al enemigo.

Esta herencia fue recogida por un grupo de jóvenes jugadores con destacadas dotes futbolísticas, pero necesitaban un líder que los guiara técnicamente, al igual que los mapuche hace 500 años atrás con el joven toqui. Este guía tenía que ser un hombre con experiencia, exitoso en campañas pasadas y con conocimiento acabado de la división y sus realidades. Esa búsqueda recayó en el nombre de Ítalo Pinochet, uno de los entrenadores con mayores logros en la historia de la Tercera División, y que había conseguido el ascenso un año antes con General Velásquez.

Pinochet logró amalgar las condiciones de sus jugadores con su idea de juego, explotando la capacidad física de aquellos con un fútbol moderno, dinámico, de constante presión, sin mayor tenencia del balón, juego rápido e incisivo, otorgando importancia fundamental a lo colectivo. Convirtió a Lautaro en un equipo incansable, hambriento, deseoso de la victoria en todo momento, un equipo que se sobrepuso a la adversidad y que luchó hasta el último instante, juventud sin grandes nombres, pero con un sentido de búsqueda permanente de la gloria. Un justo campeón que tuvo su premio al aprovechar aquellos momentos precisos en cuanto al desgaste del rival. En síntesis, la astucia y la tenacidad al servicio del fútbol.

EL PORTERO: EMILIO TORRES (AC COLINA).

Un elemento fundamental en el ascenso de los amarillos a Segunda División fueron las actuaciones de Torres en la portería colinana. Torres fue un titular permanente y se destacó por su sobriedad y concentración, por su ubicación y don de mando sobre una defensa plenamente concentrada, por su descuelgue y saque largo, que le permitía conectarse con las líneas ofensivas siendo la primera salida del elenco dirigido por Juan Pablo Guzmán, y con un futuro esplendoroso por delante.

EL DEFENSA: NICOLÁS LÓPEZ TORRES (LAUTARO DE BUIN).

Fue el motor defensivo de una última línea buinense destacada por su juventud. Su estatura y juego aéreo le permitían imponerse sobre sus rivales, y su don de mando le permitía manejar a un grupo de defensores aplicados y concentrados hasta el último minuto, sin dudar en aportar con sus dotes futbolísticas al armado ofensivo del cuadro aurinegro. Un defensa moderno, con despliegue, dinámico, con sentido de la anticipación y la marca eficiente. Puede abrirse camino con éxito en la Segunda Profesional.

EL VOLANTE: JOSÉ SAGREDO (LAUTARO DE BUIN).

Dentro de un equipo dinámico, incisivo e incansable, “Sagredito” fue quien impuso el talento, la pausa, el traslado inteligente del juego, el pase con intención, el golpe preciso. Dueño de características especiales, como el pase largo lleno de precisión, servidor de todas las pelotas paradas con diversos tipos de efecto al balón, ya sea por alto o rasante, con la justeza necesaria ya sea para vulnerar al portero rival o para encontrar al compañero mejor ubicado. Un talento que se desperdició en otros equipos como Naval, por ejemplo, pero que encontró su norte en tierras buinenses.

EL DELANTERO: DANIEL CASTRO (DEPORTES LIMACHE).

Si uno busca un delantero letal en la Tercera División, éste sin lugar a dudas es Daniel Castro. “Popín” se coronó como el goleador de la divisional con 28 conquistas, destacando la diversidad de sus anotaciones. No es un delantero alto ni fornido, pero su capacidad física y desdoblamiento le permite ubicarse en diversas zonas del frente de ataque y finiquitar de muchas formas, con ambas piernas y un interesante juego aéreo. Otro aspecto a destacar de Popín Castro es su capacidad de anticipación, adelantándose a las marcas defensivas y a los achiques de los porteros para marcar a placer. Su continuidad en Limache puede ser un aviso de que los Tomateros van por la reivindicación en el 2019.

EL MEJOR DE LOS MEJORES, TERCERA DIVISIÓN B 2018.

Nuestro sitio web ha escogido a JOSÉ SAGREDO, volante de Lautaro de Buin, como el MEJOR FUTBOLISTA de Tercera División B, Temporada 2018.