Primera B: los mejores del 2018

Revisa el análisis de Rodrigo Molina sobre los más destacados de esta categoría, donde Coquimbo Unido fue el campeón. Junto a Cobresal, subieron a la serie de honor.

La temporada 2018 de Primera División B estuvo caracterizada, a diferencia de campeonatos anteriores, por la irregularidad e incluso el bajo nivel futbolístico. Claros ejemplos de dicha irregularidad fueron las campañas de Cobreloa y de Wanderers.

Los loínos desperdiciaron chances claras de poder campeonar y ascender de inmediato a la Primera A. Buenas actuaciones se intercalaban con partidos desastrosos, como en Melipilla o en Valdivia, y si bien es cierto que su fuerza ofensiva era notable, su capacidad defensiva dejaba mucho que desear.

Por el lado de los caturros, partiendo por nefastas decisiones directivas como mantener a Nicolás Córdova en la Dirección Técnica, por ejemplo, realizaron una mediocre primera rueda, la cual finalizó en el último lugar. A pesar de cumplir una segunda rueda de gran nivel de la mano de Miguel Ramírez, no les alcanzó para eliminar a Cobresal.

Otros casos fueron los de Santiago Morning, que realizaba grandes presentaciones en calidad de visitante, pero nunca se pudo afianzar como local, perdiendo incluso contra el débil San Marcos de Arica, o Deportes Melipilla, que a pesar de poseer viejas glorias en su plantel, nunca pudo cuajar una campaña que lo llevase a la disputa por el ascenso.

Además, elencos como San Marcos de Arica no se reforzaron de forma conveniente y realizaron campañas mediocres que, en el caso de los “Bravos de El Morro”, los llevaron a descender de categoría en cancha, con planteles mal conformados y refuerzos que no dieron el ancho, casos similares a los que ocurrieron con otros cuadros como Copiapó, Puerto Montt, Magallanes, Ñublense y La Serena.

A esta realidad discreta solo dos equipos lograron escapar, y justamente, fueron quienes ascendieron de categoría y se convirtieron en nuevos miembros de la Primera División A con la misión de realizar buenas campañas, o siendo derechamente protagonistas, evitando ser equipos ascensores entre una categoría y otra.

Por un lado está el campeón, Coquimbo Unido. Los Piratas, de la mano de su técnico Patricio Graff, lograron afianzar en el campo de juego una idea futbolística marcada por el buen trato del balón, el equilibrio entre sus líneas, la seguridad defensiva y una ejecución ofensiva marcada por la velocidad de sus aleros y el poder de finiquito de su goleador Rodrigo Holgado. Coquimbo sacó la diferencia necesaria no solo en puntos, sino también en calidad de juego, a pesar de mostrarse, muchas veces, como un equipo frío y efectivo en el manejo del juego.

Cobresal, por otra parte, llevaba a cabo la idea plasmada por su técnico Gustavo Huerta. En este caso, lucha incesante, empuje y sentido del esfuerzo permanente asociado con la tenencia del balón y el juego asociado. Esto le permitió actuar contra la adversidad en muchas oportunidades, como el largo tiempo de no tener en cancha a su goleador Ever Cantero, la grave lesión de José Portillo, baluarte en defensa, o el decreciente nivel de Víctor Hugo Sarabia, llamado a ser el líder del equipo, supliendo estas carencias con la fortaleza colectiva de todas sus líneas.

Estos son los más destacados de la Temporada 2018 de Primera División B.

EL CAMPEÓN: COQUIMBO UNIDO

Tal como señalamos anteriormente, el cuadro Pirata logró sentar diferencias desde el inicio del Torneo. Para llevar a cabo este objetivo, tenía que lograse como meta inicial la conformación de un plantel equilibrado y muy bien reforzado, sobre todo en su columna vertebral, en donde elementos de experiencia como el portero Cano, el mediocampista Yedro o los defensores Pardo y Silva, se uniesen con jóvenes valores con rendimiento en ciernes, como Carrasco, Diego González o Galani, además del poder goleador de Holgado y el atrevimiento de “Peyota” Delgado. En varias oportunidades se nos mostró como un equipo frío en el manejo y traslado del balón, aprovechando las instancias necesarias para encajar la ventaja precisa para quedarse con la victoria. Un equipo potente y directo en el ataque, y seguro en lo defensivo. Un justo campeón.

EL TÉCNICO: PATRICIO GRAFF (Coquimbo Unido)

La presencia del argentino Patricio Graff en la dirección técnica de los Piratas, responde a la consecución de un proyecto deportivo que se inició el año pasado. A pesar de que la temporada anterior no fue buena en cuanto a resultados obtenidos, la continuidad de Graff respondía a la necesidad de mantener un plan de trabajo, que partía por la conformación de un plantel equilibrado en todas sus líneas y la prosecución de una idea futbolística basada en la tenencia del balón, en el manejo inteligente del juego y en un ataque directo y efectivo. Graff logró mantener una oncena estable, con pocas modificaciones y reforzado en áreas determinadas. Destacable fue la confianza que dio el técnico argentino a muchos hombres con sed de reivindicación, incluso habiendo descendido de categoría con Iberia en el 2017.

ONCENA IDEAL TEMPORADA 2018

PORTERO: MATÍAS CANO (Coquimbo Unido).

En la Temporada 2016, Cano había sido una de las revelaciones del Torneo de aquel año, con grandes actuaciones realizadas en San Luis de Quillota, su equipo de aquel entonces. Con gran arrojo, elasticidad, gran capacidad de achique y descuelgue del balón, y con atajadas decisivas en cada uno de los partidos que jugó en la actual temporada, Cano emuló lo realizado en Quillota y se convirtió en un baluarte de la defensiva coquimbana, transmitiendo tranquilidad y seguridad en todo momento. Incluso, debido a su arrojo arriesgó una lesión que lo mantuvo alejado de las canchas.

LATERAL DERECHO: MARIO PARDO (Coquimbo Unido).

Las grandes actuaciones de Pardo en esta temporada responden a una sola idea: reivindicación. El lateral había experimentado lo amargo y trágico que supone un descenso de categoría (Iberia el 2017), por lo que su actuación en los Piratas hizo invertir su calidad futbolística en 180°. Pardo se mostró como un lateral fiero y aguerrido en la marca, pero con gran salida, calidad en el pase profundo y con gran remate desde fuera del área, apostando a las diagonales y a la proyección en velocidad para ser un agente ofensivo más. Marcó dos goles y jugó 22 partidos.

DEFENSA CENTRAL: DIEGO CARRASCO (Coquimbo Unido).

Muchos ya deben conocer la situación de Carrasco previa al inicio del campeonato 2018. Estaba prácticamente retirado, y llegó a probarse a la tienda pirata, jugándose su última oportunidad en el fútbol. Convenció a Graff y logró quedarse con la titularidad, siendo útil en cualquier esquema defensivo, ya sea con 3 o 4 defensores, convirtiéndose en un stopper aplicado en el juego aéreo y en la anticipación, o en un líbero que manejaba los tiempos y espacios en la última línea. Su inminente paso a la U. de Chile no es más que un premio a su gran rendimiento. Jugó 29 partidos y marcó 2 goles.

DEFENSA CENTRAL: FRANCISCO ALARCÓN (Santiago Wanderers).

Ni Córdova, ni Villarroel encontraron respuestas al mal momento de los Caturros en la Primera Rueda, en donde la defensiva se mostraba vulnerable en todo momento, sin orden, con déficit en el fondo físico y sin ideas para detener los embates defensivos de sus rivales. El cambio en la dirección técnica exigía la solución de aquellas falencias, siendo necesario un nuevo refuerzo para la última línea. Es así que la llegada de Francisco Alarcón permitió la solución que ayudó al renacimiento del cuadro verde en la segunda rueda, otorgando seguridad en lo defensivo, fuerza en la marca, anticipo y gran calidad en el juego aéreo. Marcó dos goles, ambos de cabeza y en los últimos minutos del partido, jugando un total de 13 encuentros.

LATERAL IZQUIERDO: MARCELO JORQUERA (Cobresal).

Uno de los mejores jugadores del subcampeón de Primera B fue el ex lateral de la U. de Chile. Pese a deambular en algunos clubes en busca de recuperar su nivel después de su suplencia en el cuadro azul, ya sus buenas actuaciones en Barnechea permitían fijarse en sus cualidades tanto en la marca como en su proyección. En Cobresal, Jorquera se mostró como un defensor aplicado, efectivo en la marcación del rival, con desdoblamiento ofensivo y como un hábil ejecutante de pelotas paradas. Marcó dos goles en 29 partidos jugados.

VOLANTE DERECHO: MARIO SANDOVAL (Deportes Melipilla).

Gran temporada del “Mágico” en el cuadro de Los Potros, reviviendo destacadas actuaciones cumplidas anteriormente en San Antonio Unido. El surgido en la cantera de Colo-Colo pudo plasmar sus dotes futbolísticas en el cuadro melipillano, resaltando su excelso pase a larga distancia y la capacidad innata de ejecutar tiros a pelota parada y remates de distancia con total precisión. Un futbolista que es heredero de la escuela de Claudio Borghi. Marcó 7 goles en 26 partidos jugados.

VOLANTE DE CONTENCIÓN: MAURICIO YEDRO (Coquimbo Unido).

Un verdadero líder dentro de la cancha. Sin lugar a dudas la mejor temporada de Yedro en el fútbol chileno, después de sus pasos por Santiago Morning y Deportes Iquique. A pesar de su físico un tanto descuidado por su leve sobrepeso, Yedro pudo llevar a cabo de buena manera sus labores en la contención del mediocampo, a lo cual se añadía el estar siempre pendiente del orden de aquella zona, su colaboración en labores de ofensiva y en defensa cuando los centrales y laterales se proyectaban. Jugó un total de 28 partidos y marcó un gol.

VOLANTE IZQUIERDO: PABLO PARRA (Cobreloa).

El joven volante loíno es un irreverente en el campo de juego. Es un volante típico que tiende a sacrificar su talento para adecuarse a otros sectores de la cancha, aportando velocidad y proyección, en especial pegado a la raya y ganando las diagonales, buscando la asociación permanente con los delanteros y siendo hábil en las triangulaciones. Parra es una de las promesas del fútbol chileno que ya ha sido codiciada por algunos clubes de primera División, en especial por los clubes grandes. Su posible paso a la U. de Chile le permitiría abrirse camino al cumplimiento de sus metas como futbolista, como es llegar incluso a jugar por la Selección Chilena. Marcó tres goles en 28 partidos jugados.

VOLANTE DE CREACIÓN: MARCO MEDEL (Santiago Wanderers).

Cuando el año pasado descendió Wanderers a Primera B, uno de los buscados como responsables de aquel descenso fue Marco Medel, debido a su baja performance durante toda la temporada 2017, y que incluso falló un penal en la definición ante Unión la Calera. En los medios, Medel prometió dar su mejor esfuerzo para enmendar la situación y devolver a Wanderers a la primera categoría, y, a pesar de que los caturros no pudieron ascender, el nivel futbolístico del ex Audax Italiano fue sustancialmente mejorando a lo largo del Torneo. Volvió a ser el excelso ejecutante de pelotas paradas, de centros precisos al área, de pases largos y cortos lanzados con justeza para los delanteros porteños. Un ejemplo de reivindicación que pudo tener sus frutos hasta su caída final ante Cobresal. Jugó 28 partidos y marcó 5 goles.

ALERO: REINER CASTRO (Santiago Wanderers)

La sorpresa del Torneo 2018 fue el veloz y habilidoso puntero venezolano. Arribó a la tienda caturra en silencio desde el Caracas FC, y semana tras semana fue mostrando condiciones que lo hicieron destacarse por sobre otros destacados delanteros. Dotado de técnica en velocidad y habilidad innata con el balón, Castro podría abrirse caminos tanto por la banda izquierda como por la derecha, y su capacidad de burlar la marca de las defensas contrarias le permitía marcar goles o asociarse con sus compañeros para que éstos vulneraran las estanterías contrarias. El ariete venezolano convirtió en 8 oportunidades, jugando un total de 27 partidos.

CENTRODELANTERO Y MEJOR JUGADOR EXTRANJERO: RODRIGO HOLGADO (Coquimbo Unido).

El goleador del torneo. El hombre que fue traído desde tierras mexicanas, más concretamente desde el Veracruz, para ser el ejecutor final del plan futbolístico de Patricio Graff. Un delantero de físico fuerte, no tan veloz, pero que lo suplía con habilidad en trazos cortos, lo cual le permitía superar la marca de las defensas contrarias. Su capacidad aérea y su potente remate le permitió marcar en 18 oportunidades, jugando un total de 29 compromisos. Interesante será verlo jugar en Audax Italiano, esperando que no le suceda lo mismo que con el uruguayo Abreu.

JUGADOR REVELACIÓN: JUAN CARLOS GAETE (Cobresal).

Muchos de los que seguimos las campañas de Segunda División mostrábamos interés por cómo se iba a desarrollar la campaña del blondo delantero en la Primera B después de apreciar sus destacadas actuaciones en Deportes Santa Cruz. El formado en Magallanes se destacó constantemente por su atrevimiento en el campo de juego, por su habilidad con el balón y su llamativa técnica en velocidad. Fue la gran figura de Cobresal en la Liguilla de Ascenso, en especial en la definición con Cobreloa, donde hizo lo que quiso con los defensas loínos. Aún tiene cosas que mejorar, en especial el tema del finiquito, que lo hubiese convertido en uno de los goleadores del Torneo. Marcó 7 goles en 25 partidos jugados en el Torneo Oficial.

MEJOR JUGADOR PRIMERA DIVISIÓN B 2018.

Por su gran capacidad goleadora y por ser artífice fundamental en el Ascenso a Primera División, nuestro sitio web En El Camarín ha escogido a RODRIGO HOLGADO, centrodelantero de Coquimbo Unido como el MEJOR FUTBOLISTA del Torneo 2018. Lo felicitamos y le deseamos suerte en su futuro paso por Audax Italiano.

Foto: Agencía Uno