Columna de Deportes Temuco: Otra vez la misma historia con Marcelo Salas

8 julio, 2019

La opinión del hincha albiverde, por Miguel Hernández (@MHacheS).

Si hay algo que ha caracterizado la relación entre la hinchada de Deportes Temuco y el dueño de la SADP, Marcelo Salas, es justamente que ésta es casi inexistente. Desde que el ex delantero, goleador histórico de la Roja, asumió la dirección de la institución albiverde, sus decisiones siempre han sido cuestionadas y vistas desde el prisma de quien votó a favor de la desafiliación del Indio Pije, para dejarle la pista libre a su proyecto de Union Temuco, lo cual ya todos sabemos, no ocurrió, pero dejó  una cicatriz que hasta el dia de hoy le pasa factura.

Aun cuando esta es historia vieja y ha corrido mucha agua bajo el puente (ascenso y descenso incluido), la gestión de Salas a lo largo de los años ha distado mucho de ser cercana a la hinchada.

Capítulos vergonzosos como la famosa venta de la camiseta del ascenso a treinta lucas (TREINTA LUCAS !!!!), la prohibición de poder ver los entrenamientos, o las facilidades entregadas para los hinchas de equipos grandes cuando vienen a jugar a Temuco, se repiten a lo largo del tiempo, hasta el día de hoy, que nos volvemos a encontrar con una polémica innecesaria.

Cerrada la clasificación de Temuco a la siguiente fase de Copa Chile, se informó mediante los canales oficiales del club que el duelo contra la U. de Chile, calificado como Clase A, tendría precios a la altura de dicha calificación. Es decir, si para el partido pasado la galería estaba a $3.000, ahora vale $6.000, solo porque el equipo del frente va a traer harta hinchada. O sea, da lo mismo Temuco, el importante es el equipo del frente, y por supuesto, su gente.

¿Y saben qué? Ya, te la concedo, porque igual tiene lógica, dado que es la oportunidad para que se logre una recaudación alta, que permita mejorar los números que conllevan disputar el torneo de Primera B. pero, ¿Por qué no hacer un 2×1 para hinchas locales? ¿Por qué además cobrarle al abonado?

¿No merecía acaso un cariñito el abonado? No te digo que la entrada gratis, como sí ocurrió en el partido pasado contra Huachipato y viene siendo la tónica en la mayoría de los duelos de Copa Chile. Pero sí se podría haber otorgado algún descuento, en reconocimiento al hincha que tiene un carácter especial en el espectro. Porque si pues, el abonado es un hincha de otra categoría. El hincha abonado es aquel que entrega su total confianza en la institución. Paga el año completo, aún sin saber si las contrataciones del equipo van a estar a la altura. El hincha abonado desde su billetera anuncia que acompañará al equipo a todo evento, y no me parece justo que porque viene un equipo “grande”, este sea relegado a la misma categoría que la hinchada visitante incluso.

Una vez más, Marcelo Salas desperdició una oportunidad para empezar a ganarse el corazón de sus hinchas, a quienes más que hinchas, hace tiempo viene tratándolos como clientes. Yo me pregunto ¿Qué pasó con esos más de quince mil fanáticos que repletaron el estadio en las últimas fechas del torneo de 2016? ¿Dónde se fueron? ¿Qué hizo Salas por encantarlos? ¿Por qué dejaron de venir? Y no me vendan el cuento de que la gente es exitista, porque acá ya quedó demostrado hace rato que cuando hay que venir al estadio, da lo mismo si es en Tercera o en Primera, la gente llega igual. Pero si no te tratan bien como hincha, es más que obvio que no vas más al estadio y punto.

Es indesmentible que con Salas por fin llegó la tranquilidad financiera al club, pero no me pidan que solo por eso agachemos el moño, nos quedemos callados y poco menos que le demos las gracias por hacerse cargo del club, porque con cada acción el mismo nos demuestra que para él, esto es solo un negocio.

Foto: Óscar Ravanal