Connect with us

FÚTBOL FEMENINO

¿Vende? (By @ProfHelix24)

Published

on

La imagen expresada en el maravilloso pincel de nuestra amiga y colaboradora @ProfHelix24 representa muchas realidades que suceden dentro y fuera del Fútbol Femenino Chileno. Un grupo de jugadoras de un equipo de la Primera División Femenina que no tiene sponsor que solvente su campaña.

Las diferencias entre las realidades entre el Fútbol Masculino y el Fútbol Femenino en Chile son abismales. Mientras una futbolista femenina que recién tiene contrato solo gana el mínimo o un poco más como promedio, un jugador masculino promedio, que oscila entre la titularidad y la suplencia en un equipo de Primera División, gana más de un millón o su sueldo puede alcanzar entre los 2 a 3 millones mensuales.

Hemos notado que la empresa privada no está tan interesada en invertir en el futfem nacional, y es por ello que muchos clubes (inclusive sus propias jugadoras) han tenido que salir a la calle a buscar sponsors e iniciar campañas que solventen un campeonato que de por sí es caro, tanto por los viajes, los gastos en indumentaria, en sueldos y demases.

Los problemas en las ramas femeninas se han mantenido: Antofagasta, La Serena, U.de Concepción. Las Pumas no pudieron jugar ante Colo-Colo porque recién comenzaron a entrenar la semana pasada; Las Granates no pueden jugar de local en La Portada y sí lo puede hacer un equipo de Tercera División A, y vemos que un equipo recién ascendido como O’higgins no tiene patrocinante en su camiseta, y, además, no juega de local en El Teniente, sino en el Monasterio Celeste, un complejo deportivo muy hermoso, es cierto, pero no es el Estadio principal de Rancagua en donde, a mi juicio, debe jugar un equipo de Primera División Femenina. Para que vamos a recordar los casos de los descendidos Deportes Temuco, Cobresal y Wanderers, y está la incógnita acerca de lo que sucede con los equipos del Ascenso Femenino.

Es más, este año Palestino se despotenció en relación a otras temporadas. Al parecer no están los dineros para poder formar un equipo más competitivo y que esté a la par de los onerosos cuadros de U.de Chile, Santiago Morning y Colo-Colo. Es cierto, las baisanas ganaron sus dos primeros partidos e incorporaron buenas jugadoras, pero aún no aparece el refuerzo estrella que esté a la par de aquellas que emigraron como Huenteo o Luly.

Aún existen sectores del periodismo deportivo que siguen insistiendo en que el fútbol femenino “vende”, con un discurso tozudo y facilista. Hermandades y no hermandades (que a la larga son cortadas con el mismo cuchillo y con el tiempo van a terminar uniéndose), no entienden que el hincha común no se deja engañar y ya no cree en castillos en el aire. El fútbol femenino no va a vender porque hubo 10.000 personas en un solo partido o por lo que hagan las seleccionadas nacionales (eso es un tema aparte con respecto al Torneo Nacional Femenino), pero ya resulta majadero, y hasta aburre, contrarrestar ese discurso que se vuelve cada vez más acomodaticio.

Fernández Vial se potenció este año no porque el fútbol femenino supuestamente “venda”, sino porque responde a un proyecto ambicioso que busca estar entre las grandes del futfem nacional. Universidad Católica inició su proceso a mediano plazo que busca potenciar su rama femenina y convertirla en un ejemplo a nivel sudamericano. Deportes Puerto Montt cristalizó con éxito su campaña “Nunca más Solas”, y ha podido dignificar su rama femenina y formar un equipo con mejor performance que en el 2021. Deportes Iquique también potenció su plantel con nombres más que interesantes.

Y ninguno de estos equipos ha pensado en que el Fútbol Femenino supuestamente “vende”.

Continue Reading
Total
0
Share