sábado, septiembre 19, 2020

La opinión del hincha acerero, por Richard Vidal Vergara (@richardvidal).

Debo reconocer que cuando Huachipato FC barajaba el nombre de Miguel Ponce para hacerse cargo del primer equipo, no me parecía mal su llegada. Su correcta campaña con la selección infantil chilena y el ser un nombre de proyección lo hacían un entrenador interesante para calzarse el buzo acerero.

Sin embargo, su campaña en este torneo ha sido una total decepción para los hinchas siderúrgicos. Los constantes cambios de formación (solo una vez repitió equipo en relación a la fecha pasada),  el no tener una idea clara de juego y el no variar generalmente nada los partidos con sus cambios, son indicadores de una dirección técnica que nunca ha encontrado el norte y esto afecta la confianza de sus jugadores. Y no se puede decir que la dirigencia no le trajo refuerzos o que se le desarmó el plantel. Tampoco Huachipato ha sido un hospital este semestre como le aconteció antes a Hugo Vilches.

Claros indicios de lo dicho anteriormente fue lo acontecido en El Salvador, en donde se volvió a  variar la formación e increíblemente el equipo jugó de nuevo con línea de tres, y así le fue. Nuevamente nos llenaron la canasta y el conjunto chorero fue un fantasma en la cancha. Llevamos casi 2 meses sin ganar y eso equivale a una campaña malísima.

Es increíble cómo la conducción de este señor ha desvalorizado jugadores. Tal es el caso de Ángelo Sagal, quien muchas veces ha sido ocupado como lateral volante por la izquierda e incluso de creador. Eso es no saber que el puesto en que más ha rendido es de puntero izquierdo. También se le dejaron de dar oportunidades a Lucas Simón, siendo que hay otros delanteros  que hace rato no se la merecen.

Párrafo aparte merece Javier Parraguez, jugador al cual incluso le dediqué una columna el campeonato pasado, que en ese tiempo se la ganó a puro corazón y un par de goles.  Sin embargo, su nivel en este torneo dista mucho de un goleador de Primera División. Se ha perdido goles increíbles y no ha participado mucho en el armado del “Campeón del Sur”.

Por todo esto, creo que lo mínimo que se le puede pedir a Ponce es que clasifique a una liguilla. Se ha corrido harto la lista y aún hay opciones para llegar a ella. Por lo tanto, de no llegar a esta instancia, él mismo debería dar un paso al costado o en su defecto, cuando se haga un balance de la temporada, la dirigencia liderada por don Victoriano Cerda debería llegar a la conclusión que el rendimiento ha sido realmente malo, por lo que haría bien un cambio en la dirección del equipo.

Ahora toca pensar en ganar a Audax Italiano, para asegurar la permanencia en la división y dar un paso hacia la liguilla. ¡Vamos, Huachipato!

 

Foto: Agencia UNO