lunes, septiembre 21, 2020

La opinión del hincha del «León de Collao» por Ilich Rivas, administrador de @historialila

Un medio nacional contactó durante la semana a Pedro Morales, canterano de Huachipato, pero cuya familia es de conocida militancia lila. El ex seleccionado nacional confesó que tiene interés en invertir su plata -bien ganada en la MLS- para ayudar a Deportes Concepción o lo que queda de él. Reflotarlo, salvarlo, léase como se quiera. Dijo que tenía un contacto, que había conversado con gente cercana al club, pero que era una idea en pañales, con buenas intenciones, pero solo una idea actualmente.

Digo esto porque, a partir de la publicación y dada la pública connotación de Morales, muchos medios se tomaron de esa noticia para afirmar, así tal cual como diría Marcelo García, el engañado en Chillán para los conocedores, que Pedro Morales viene a salvar al Conce. Así, como si el hombre estuviera bajándose en Carriel Sur con maletines, siete refuerzos y el fallo de la ANFP.

Lo planteo porque publicaciones como esa hacen recordar a tantos inversores fantasmas del pasado. Gustavo Debeza, los alemanes del Schalke 04, el consorcio local de empresarios, los argentinos amigos de Luis Polnoroff. El bueno de Morales quedó metido en ese infame saco que tanto daño le hizo a Concepción, generando una bola de rumores, contiendas y peleas por Facebook, azuzada por los medios. Y no es así, amigos. La verdad es menos publicitaria, más genuina, menos tangible que lo que se vende y lo que se recuerda.

Pedro Morales tiene la intención, la idea inicial, el interés de invertir en Concepción en algún momento, más temprano que tarde para él. A partir de esa idea se le ocurren otras, como administrar al club con el modelo que experimentó en la MLS. Son buenas intenciones que hasta el momento son solo eso. Esa una loable iniciativa de un tipo (me da igual que sea hincha o no) al que le gustaría tomar el desafío de levantar al gigante dormido que es Deportes Concepción.

¿Lo real? Esta semana se reunió con Víctor Tornería, presidente del Club Social. Se conversó sobre la idea, se le ilustró de la situación actual. Nada más allá.

Y lo otro a considerar es que, si hubiera una propuesta formal de algún inversionista, tendría que aprobarla la asamblea de socios del Club Social. Eso se ha dicho en todos los tonos y formas. Espero que se cumpla y creo que se cumplirá. Las cosas se han hecho con transparencia, para qué se habría de esconder algo ahora. La conclusión más importante que se puede sacar es que, aun desafiliados, hay inversionistas serios como Morales que están interesados en el proyecto, en el trabajo que se ha hecho y la proyección del club.

Que venga Morales cuando sea el momento. La intención es bien recibida, la plata sería más que bien recibida, pero que el que venga debe saber que Nonguén ya no es el fundo vacío que se remata al mejor postor, al primer mesías que decida derrochar su fortuna en el club. Ahora el León no está solo. Hay muchos detrás de él y no permitirán que cualquiera mande como patrón.

Que venga Morales a ayudar si quiere, a trabajar con todos nosotros y a poner sus recursos y su fuerza en el proyecto que estamos construyendo. Pero es una idea, calma y a seguir trabajando y apoyando, que el fallo se viene. Suena como una profecía bíblica, pero ya se viene. Es un hecho más real que cualquier inversionista.

Foto: Instagram de Pedro Morales