miércoles, septiembre 23, 2020

Debido a que uno de sus juveniles no cumplió con al menos 45 minutos requeridos por reglamento, San Luis de Quillota será el vencedor, a pesar del empate 2-2 en cancha.

Malas noticias en el cuadro pirata. Su entrenador, Patricio Graff, además de su cuerpo técnico, no repararon en que las bases de Copa Chile exigen al menos 45 minutos por partido para un jugador Sub-20 en cancha.

Lo sucedido en cuestión es que uno de estos futbolistas, Sebastián Galani, ingresó al minuto 57. Insuficiente para cumplir con esta norma que influye de forma directa en el resultado. Además, Marco Collao (otro de los Sub-20) vio acción a partir de los 71′, pero no iba a cambiar el minutaje de juveniles.

De acuerdo al artículo 34 de las bases del torneo, inciso 3: «En todos los partidos de la Copa Chile, los clubes participantes deberán incluir en la planilla de juego a lo menos dos jugadores chilenos nacidos a partir del 1 de enero de 1997 . En cada fase, uno de estos jugadores, deberán sumar al menos 45 minutos por cada encuentro».

Luego, en el inciso 4, se especifica la sanción a la que se expone cada club que no se adhiera a este mandato ya disponible desde el inicio de la competición.

«La infracción de cualquiera de los numerales de este artículo será sancionada con la pérdida de todos los puntos obtenidos en el respectivo partido y se otorgarán tres puntos al rival, computándose como partido ganado por unmarcador de 3×0 o el marcador que se registró en caso que fuese superior», concluye el artículo.
De este forma, aunque el partido terminó empatado 2-2, Coquimbo Unido sufrirá un duro revés y deberá remontar un abultado marcador en contra, cuando ambos equipos tengan la revancha en el Sánchez Rumoroso.
Foto: Casa del Deporte Quillota en Twitter