jueves, septiembre 24, 2020

La opinión del hincha albiverde por la presente campaña en Primera División, por Miguel Hernández (@MHacheS).

Que si le hubiéramos ganado a Cobresal, que si le hubiéramos ganado a O´Higgins o a Iquique, que deberíamos estar punteros, que Marín es malo, que tiene que volver Gamonal, que Gutiérrez es malo, que el «Kili» es malo, que el «Pescado» Díaz es malo… ¿Será que alguna vez podremos solamente disfrutar de haber escapado del infierno de la B, más aun del cementerio de Segunda División?

Hace justo un año desbordábamos de alegría por haber tomado la punta en solitario del campeonato de ascenso luego de ganarle a Cobreloa, y la llama de la ilusión por volver a Primera comenzaba a encenderse. Desde entonces y hasta ahora hemos ido siempre en progreso.

No solamente se consiguió el ascenso. Además, se consolidó una idea de juego que perdura hasta hoy. Los jugadores se identifican plenamente con nuestros colores y salen a ganar en cualquier cancha.

Por supuesto que se cometen errores que nos han terminado costando puntos valiosos, que nos hacen azotarnos la cabeza contra el muro por desperdiciar la chance de ir punteros, pero ¿no hubieran firmado a ojos cerrados al comienzo del campeonato ir cuartos en la tabla, habiéndose jugado más del 50% del torneo?

¿Quién hubiera asegurado que estaríamos donde estamos con prácticamente la misma base de jugadores que hace 6 meses jugaban en la B? Sebastián Díaz, Cris Martínez, Francisco Piña, Jaime Soto, entre otros. Todos son pilares importantes de este equipo, a los que la escasa o nula experiencia en la primera categoría del fútbol nacional no les ha pesado para nada.

Está claro que uno como hincha siempre quiere lo mejor para su equipo, ganar todos los partidos y -cómo no- salir campeón. Pero también invitaría a recordar que somos un equipo recién ascendido, cuyo primer objetivo es mantener la categoría.

Hay que dar los méritos al profesor Luis Landero -otro debutante en la categoría-, quien ha conseguido darle una identidad a Deportes Temuco y en este momento nos tiene en puestos de torneos internacionales con la segunda plantilla más barata de Primera División.

Paremos un poco con la mala onda y presión innecesaria sobre nuestros jugadores. Entendamos que esto lo ganamos o lo perdemos todos. Sobre todo, disfrutemos que nuestro equipo se para frente a cualquiera, sea el campeón vigente o un plantel lleno de “estrellas” y les hace partido.

Ya será el momento de determinar si los refuerzos fueron o no aporte, o si los antiguos dieron la talla. Por ahora, lo que nos toca como hinchas es apoyar y disfrutar que estamos donde hace un año queríamos llegar.

 

Foto: Carlos Parra/Comunicaciones ANFP